Cinco detalles que no recuerdas de la final del Mundial de Sudáfrica de 2010

El 11 de julio de 2010, la selección española de fútbol tocó el cielo. La conquista de la Copa del Mundo (que no es una Copa) se produjo en un partido histórico, memorable y que se resolvió con un postrero gol de Andrés Iniesta y una dedicatoria que hizo que miles de ojos se llenasen de lágrimas de emoción.

Este es, sin duda, el recuerdo que copa la mente de todos los españoles que lo vivieron, fuese desde donde fuese. Pero en ese encuentro pasaron muchas más cosas, dentro y fuera del estadio de Johanesburgo, que pudieron pasar desapercibidas.

La selección holandesa salió con ganas de repartir leña, y lo hizo desde el primer minuto. La patada de De Jong a Xabi Alonso es otra de las fotos que quedaron de aquel encuentro, pero este sólo vio amarilla por aquella infame coz. Howard Webb, árbitro de aquel encuentro, admitió después que debía haberle expulsado.

Fue un compañero suyo quien se fue al vestuario antes de tiempo: John Heitinga vio la segunda amarilla en el minuto 108. Seis después, gol de Iniesta.

Nadie encontrará a Carlos Marchena celebrando el gol de Iniesta. No puede haber ninguna foto abrazándose a los que le acompañaban en el banquillo… porque no estaba ahí. El excentral sevillano se fue corriendo al centro del campo para evitar que los holandeses aprovechasen el momento de euforia para sacar rápido.

Años después, lo contó él mismo. “No me lo esperaba ni yo. Viene un poco por haber jugado mucho tiempo en la calle: sin árbitros y sin nada… La típica de sacar rápido y te la hacían. Y se me pasó por la cabeza: ‘después de tantos años, nunca hemos sido campeones del mundo, ¿nos van a hacer esto ahora?’ Algo absurdo, ¿no? (risas)”, explicó durante un evento con la Selección.

Dos jugadores de la selección española ganaron, además del Mundial, a las mujeres de sus vidas. Iker Casillas y Sara Carbonero afianzaron su relación allí, que quedó inmortalizada con un beso que ya es historia. Se casaron en 2016.

También Gerard Piqué y Shakira, que era la intérprete del himno oficial del campeonato, el ‘Waka-waka‘, se conocieron en Sudáfrica y al año siguiente pasaron por el altar. Diez años después, ambos matrimonios siguen en pie y tienen dos hijos cada uno.

El palco de autoridades del Soccer City contó con muchísimas personalides de primer orden, pero faltaron las dos máximas de España. El presidente José Luis Rodríguez Zapatero no asistió, dado que estaba preparando el debate sobre el estado de la nación que tenía tres días después. Tampoco acudió ninguno de sus ministros.

El Rey Juan Carlos, que estaba convaleciente por una cirugía de pulmón, se quedó en España, pero en nombre de la familia real estuvieron la Reina Sofía y los por entonces Príncipes de Asturias Felipe y Letizia, a los que se les vio celebrar a lo grande el gol de Iniesta.

El grupo terrorista yihadista Al-Shabbaab cometió dos atentados paralelos en Kampala, Uganda, en los que murieron 74 personas que se encontraban viendo por televisión el partido.

Las investigaciones posteriores confirmaron que las dos bombas que estallaron en un restaurante y en un club de rugby fueron detonadas por dos terroristas suicidas. Fueron los atentados más mortíferos cometidos en África oriental desde 1998.