Del Bosque: “No vamos a tener más Villas, Iniestas, Xavis…”

El World Football Summit Live, liderado por el exjugador y empresario Ronaldo Nazario, homenajeó ayer a los campeones del Mundial de 2010 en Sudáfrica. Diez años después (se cumplen hoy) de que España conquistara su primera y única Copa del Mundo, grandes protagonistas de aquel hito español como el exseleccionador Vicente del Bosque, el exjugador y máximo goleador histórico de la Selección, David Villa, el jugador español del Manchester United, Juan Mata, y el entoncces deportivo de la RFEF, Fernando Hierro, rememoraron en una amena charla lo conseguido aquel 11 de julio de 2010 en el Estadio Soccer City de la ciudad de Johannesburgo. También estaba invitado a la cita el histórico portero y capitán de La Roja, Iker Casillas, que no pudo asistir finalmente por motivos personales. La ponencia, titulada ‘La caída del muro: una década del mayor triunfo del fútbol español’ y moderada por Julio Senn, puso el foco en aquella generación dorada de españoles, en su gran estilo de juego conocido como tiqui taca y en los secretos que escondió la consecución y celebración del primer título mundial del fútbol español.

Cuando se gana un Mundial es raro que haya algo malo. Todo fue bueno, sobre todo en el prestigio del fútbol español. Este triunfo fue muy importante para dejar de decir que España era buena en deportes individuales y no de equipo”, comenzó destacando Vicente del Bosque, que puso en manifiesto el gran equipo humano de aquella Selección: “Estábamos rodeados de gente muy buena y de muy buenos profesionales, que venían de ser campeones de Europa. Era un equipo duro, inteligente y muy unido. Se hizo muy bien todo lo que los entrenadores queremos a nivel táctico. Si acaso nos faltó algo era profundidad, pero teníamos a David (Villa), que nos ayudó a resolver ese problema”.

El exseleccionador expuso una de las claves de aquel éxito, en el que se logró acabar con la maldición de cuartos. “Nosotros le dimos importancia a la concentración y quisimos hacerla agradable. Cada varios días teníamos un día libre y dábamos libertad a los jugadores. No quisimos ser agobiantes e intentábamos que se divirtieran en los entrenamientos”, indicó, antes de volver a alabar a la plantilla que le llevó a levantar aquel Mundial: “Tuve el privilegio de tener unos jugadores correctos y una plantilla estupenda. Yo nunca oí dentro del vestuario algo que no sonara bien. Recuerdo que uno de los primeros días, habíamos recibido la fantástica herencia de Luis Aragonés y recuerdo que les dije: ‘Tenéis que hablar del anterior seleccionador bien, nosotros tenemos que ganarnos vuestra confianza’. La clave fue la normalidad”

Del Bosque: “Tenemos la confianza de que vamos a seguir optando a los grandes campeonatos”

Del Bosque habló también acerca de la actual mala racha de la Selección (“Tuvimos tiempo de ganar y de perder”) y opinó que sus sucesores en La Roja (Julen Lopetegui, Fernando Hierro, Robert Moreno y Luis Enrique) están “haciendo bien las cosas”. “Tenemos la confianza de que vamos a seguir optando a los grandes campeonatos”, subrayó. En estas líneas, el exseleccionador puso el foco en el gran futuro del fútbol español. “No vamos a tener otra vez a Villa, Iniesta, Mata, Xavi…, que son únicos. Pero vamos a tener grandes jugadores. Tenemos futbolistas españoles que están saliendo al extranjero, que eso es y aromper con un gran complejo que teníamos antes. Tenemos gente que está muy bien preparada y que no tiene nada que envidiar a nadie”, puntualizó.

A Del Bosque le siguió en la charla Juan Mata, que mostró mediante sus palabras el gran impacto que tuvo aquel Mundial en la opinión de otros países sobre La Roja. “Ayudó mucho que la Selección ganara aquella Eurocopa y Mundial para que muchos países se dieran cuenta de lo que éramos capaces de hacer los españoles. Durante esos años se trató de jugar como la Selección española y eso fue un orgullo para los jugadores que estábamos jugando en Ligas extranjeras”, afirmó.

Además, Mata recordó cómo fue formar parte de aquella histórica plantilla. “Yo tenía 22 años recién cumplidos y el mero hecho de estar en la lista era un sueño cumplido. Fue un privilegio y ganar aquel título fue fantástico. Llegó demasiado pronto en mi carrera, pero aproveché mucho, entrenando con Villa, Torres… A nivel de calidad técnica y de entender el juego, para mí es imposible equiparar el nivel de aquella selección. Fue más allá de táctica, calidad y suerte, ese sentimiento de amigos, de ser una familia, fue lo que más hizo que la selección tuviera la oportunidad de llegar donde llegamos”, rememoró el delantero del United. A sus 32 años, el jugador español descartó hablar de su retirada (“Trato de no pensar en el futuro”) y expuso el valor de los jugadores que tuvieron menos peso como titulares en aquel Mundial: “Los que jugamos menos en aquella selección comprendimos nuestro rol”.

Hierro: “Del Bosque era el hombre ideal”

Por su parte, Fernando Hierro arrancó su intervención destacando el papel de Del Bosque en la consecución del título mundialista. “Vicente del Bosque era el hombre ideal. Yo le hablé de la dificultad de llegar con una selección campeona y él lo vio como una oportunidad porque prefería ir con mentalidad de campeón”, declaró el exjugador y director deportivo. “Aquello era una familia y los jugadores que no jugaban entrenaban con mucha ambición y fueron un ejemplo. He estado en siete mundiales y he aprendido lo bueno, lo malo y lo regular”, continuó Hierro.

El entrenador español no pudo escoger a tres líderes de aquella Selección: “Casillas, Villa, Torres, Iniesta, Puyol, Piqué… Cada uno aportaba algo grande a su forma. Es imposible quedarse con tres. Cuando se quiere ser campeón del mundo y vienes con hambre, se gana. No podíamos perder esa oportunidad. Era para muchos el último Mundial. Se juntaron tres o cuatro generaciones diferentes”, dijo, antes de apuntar que ganar aquella Eurocopa y Mundial “cambió de arriba abajo la Real Federación Española de Fútbol”.

El exjugador español no pudo escoger a tres líderes de aquella Selección: “Casillas, Villa, Torres, Iniesta, Puyol, Piqué… Cada uno aportaba algo grande a su forma. Es imposible quedarse con tres. Cuando se quiere ser campeón del mundo y vienes con hambre, no podíamos perder esa oportunidad. Era para muchos el último. Se juntaron tres o cuatro generaciones diferentes”, dijo, antes de apuntar que ganar aquella Eurocopa y Mundial “cambió de arriba abajo tras ganar la Eurocopa y un Mundial”.

Por otro lado, Hierro quiso tener un gesto con los que no pudieron estar en la lista de 23 para la cita mundialista en Sudáfrica y, tras ser preguntado por los jugadores con más calidad de aquella Selección, dijo: “Diego López, Cazorla, Güiza y Marcos Senna. Eran gente que venía a todas las concentraciones y habían sido jugadores muy importantes. Nos dolió en el alma a Vicente del Bosque y a mí. Me acuerdo mucho de esos jugadores. Güiza me dijo que tenía una botella de champán enfriando en el frigorífico”.

Villa: “Los jugadores de aquel equipo estábamos en el mejor momento de nuestras carreras”

Villa continuó hablando del potencial de aquella Selección campeona, que ganó dos Eurocopas y un Mundial seguidos. “Yo creo que hay muchos factores. Fue determinante que se juntara una Selección de tres o cuatros edades. Los jugadores de aquel equipo estábamos en el mejor momento de nuestras carreras y coincidió en ese momento. Fuimos superiores y claros vencedores, pero ganamos todos los partidos con un gol y eso pone en manifiesto la dificultad”.

El exjugador español no pudo elegir su mejor gol con la Selección. “Los más importantes son los que nos han dado victorias, el de Chile, el de Paraguay o el de Portugal”, expuso el asturiano, que continuó en la línea de Del Bosque destacando el valor de las nuevas generaciones. “Cometeríamos un error al buscar un nuevo Xavi, Iniesta, Puyol… Tenemos muy buenos jugadores, que son diferentes, pero que nos permitirán tener una gran selección. Trabajemos el potencial sin pensar en copiar a otros jugadores”, opinó. Tanto el Guaje como Mata, Hierro y Del Bosque coincidieron en que la mejor Selección de la historia fue la española de aquel Mundial de 2010. “Suena arrogante, pero yo la viví de primera mano y es complicado repetir lo mismo”, sentenció Villa.