El 7 de España sigue muy vivo

 España-Republica Checa

David Villa vivió una corta etapa en el Barcelona plagada de luces y sombras. Goles, títulos, suplencia, lesiones… Un cóctel que empujó al delantero a reunirse con su familia con el firme propósito de hacer las maletas para recalar en Londres, concretamente en el Tottenham. Sin embargo, de manera inesperada se cruzó el Atlético de Madrid y el Guaje se decantó por la oferta rojiblanca, nada menos que para sustituir a Radamel Falcao.

Una apuesta arriesgada, siempre con la continuidad en la Selección española como asunto de fondo, porque ahora mismo ningún futbolista quiere bajarse de ese tren ganador. Llegó tarde al Atlético e inició la pretemporada con cierta desventaja, que ha sabido corregir Simeone hasta el punto de aparecer en el once titular de los dos partidos que han disputado. Ante el Sevilla Villa cumplió y después centró sus fuerzas para la siguiente cita: contra el Barcelona en la Supercopa. Contra su ex equipo y sus antiguos compañeros, colegas cuando se reúnen en la Selección. Salió al campo extra motivado. Despechado, como la mayoría de futbolistas que cambian de aires. Y se notó enseguida porque antes del cuarto de hora, Villa había marcado un golazo. Made in Guaje. Con sello del 7 de España. Un gol con muchos significados.

Mientras, Del Bosque sigue dándole vueltas en la búsqueda de un nueve de garantías. Por ese puesto pelean Negredo, Soldado, Llorente y Torres con distinto resultado. Y ahora cuentan con un nuevo competidor, que es capaz de jugar en un costado como de delantero centro. Aviso para navegantes. Villa está muy vivo y coleando.

gracias: laenergiadelaroja