El nuevo centro del campo de España sostiene la ilusión

E. C. / EFE

  • Koke, Isco, Cazorla y Busquets rayaron a un nivel muy alto en el primer partido en nueve años sin Xavi, Iniesta, Silva, Xabi Alonso o Fábregas.
  • La selección española volvió a encontrarse con un planteamiento ultradefensivo enfrente y lo supo atacar.
  • Juanfran dio dos goles y Pedro respondió de nuevo a la confianza del entrenador con uno de esos tantos.

España

La selección española afrontaba este sábado un reto importante, y no por el rival (Bielorrusia). Los de Del Bosque daban un paso más en el proceso de renovación que el fracaso sin paliativos del Mundial exigía y el resultado fue más que satisfactorio. Más allá del resultado, se vieron cosas que sostienen la esperanza y la ilusión en una selección a la que el tiempo exige cambiar para seguir entre las mejores.

El de Huelva era el primer partido en más de nueve años en el que no estaban ni Xavi, ni Iniesta, ni Fàbregas, ni Xabi Alonso ni David Jiménez Silva. Así pues, sin estos pilares, a los que hay que sumar la ausencia de Thiago Alcántara, el llamado sucesor de Xavi Hernández, Del Bosque tuvo que componer un centro del campo novedoso con Isco Alarcón asumiendo los galones de Xavi (incluso con mayor vocación ofensiva), con Cazorla haciendo de Andrés Iniesta, con Koke Resurrección en un papel menos ofensivo que el que desempeña en el Atleti, más parecido quizá al que jugaba Xabi Alonso y con Sergio Busquets, éste sí, haciendo de sí mismo.

El resultado fue muy bueno. Isco demostró que está en el mejor momento de su carrera con constantes detalles técnicos y con un golazo que abrió el partido. Koke fue el que robó el balón en la jugada de ese gol. Busquets marcó el segundo y Cazorla siempre mostró peligro. Y velocidad en el toque para desarmar en media hora de brillantez al rival. El seleccionador bielorruso afirmó asombrado que nunca había visto jugar a nadie con tanta precisión y ritmo. “Es como si grabas el partido y lo pones a velocidad rápida. Así juegan”.

Además, España volvió a encontrarse con un planteamiento ultradefensivo enfrente y lo supo atacar. El cerrojo de cinco defensas lo abrió con dos disparos desde fuera del área en una selección que no acostumbra a marcar de esta forma y que suele tocar hasta pocos metros de la portería rival. España no marcaba dos tantos en un partido desde fuera del área desde que se los hizo a Venezuela en 2002.

A este centro del campo se le sumó una pieza importante: Juanfran Torres. El lateral derecho de Crevillente fue uno de los mejores del partido, con constantes subidas y con centros peligrosos. Dos de ellos acabaron en gol, destacando sobre todo su jugada en el tercero. Este gol, por cierto, lo marcó uno de esos ‘jóvenes veteranos’ sobre el que está la lupa de la crítica desde el fiasco de Brasil: Pedro Rodríguez Ledesma. Del Bosque tiene fe ciega en él y le puso de titular. El canario, con su gol, demostró que siempre responde a la llamada del técnico salmantino: lleva 16 en esta etapa.

Mejor en defensa

En cuanto a la defensa, vuelve la seguridad de Ramos-Piqué: en un partido de poca exigencia defensiva Del Bosque destacó la pareja de centrales formada por Sergio Ramos y Gerard Piqué. Consciente de que el barcelonista pasa por uno de los momentos más difíciles en el Barça, en la selección le dio confianza para hacerle ver que es imprescindible. Respondió bien, especialmente fuerte en el juego aéreo en todos los saques de esquina del rival. Le necesita enchufado porque el centro de la defensa es la demarcación que más preocupa al seleccionador. No ve relevos de garantías de cara a la Eurocopa 2016.

Con su victoria ante Bielorrusia, España firma la mejor racha jamás firmada por una selección jugando de local. Enlaza 34 partidos sin perder, con un balance demoledor de 32 victorias y tan solo dos empates. Una máquina de ganar que no pierde en su país desde hace ocho años, cuando en noviembre de 2006 fue sorprendida en Cádiz por Rumanía en una época pasada antes de que llegasen los éxitos de la conquista de dos Eurocopas y un Mundial. 84 goles a favor y solamente diez en contra muestran en números la superioridad de la Roja a sus rivales como local.


via: 20minutos