En España hay pólvora para todos

La grandeza de los equipos radica en el compañerismo y en la competitividad. En hacer más fuerte al grupo, en establecer un principio deontológico grabado con el lenguaje del fútbol, en repartir los roles con la naturalidad que exije trabajar con deportistas de elite.

___2RS9992

Los jugadores españoles lo han entendido a la perfección. Dominan los códigos bajo el denominador común de la humildad. Detalles como que Del Bosque haya empleado tres porteros en los tres partidos de la Copa Confederaciones es una muestra entre mil, a sabiendas de que aún se desconoce quién será el titular en las semifinales ante Italia. O que cambie prácticamente el equipo ante Tahití y no haya una mala cara, es otro.

Además, lo que sucede en el campo alimenta toda esta teoría. Los tres delanteros son Roberto Soldado, David Villa y Fernando Torres. Goleadores experimentados. Pero no tienen la exclusividad del gol. ¡Qué no marcan los nueves? Pues Del Bosque tira del ‘nueve mentiroso’. Hay pólvora para todos los futbolistas. Un buen ejemplo es el doblete de Jordi Alba ante Nigeria. El compromiso y la estructura de juego permiten que un lateral tenga opción a marcar goles. O que se prepare una jugada para un central, como ocurrió en el partido ante Alemania en el Mundial de 2010.

Son varios los jugadores que se han quedado fuera en alguna convocatoria, como Fernando Torres o Javi Martínez, y en su regreso han mostrado tener más hambre que un juvenil.

Foto @ Carmelo Rubio

gracias: laenergiadelaroja