España se mide a Países Bajos: un rival de recuerdo inolvidable y dos equipos en busca de su identidad

Un partido como el de este miércoles (20.45 horas) ante Holanda (o mejor dicho, ante Países Bajos, como ahora exigen denominarse) siempre va a traer a la memoria grandes recuerdos a la afición española. Hace algo más de diez años que la Roja levantó su única Copa del Mundo ante la Oranje tras un tenso partido decidido en la prórroga por un gol de Iniesta que hizo gritar al unísono a todo un país.

Eran tiempos distintos para las dos selecciones, ahora inmensas ambas en un cambio generacional que retrasaron todo lo posible pero que se hizo inevitable y ha hecho que ninguna de las dos juegue la final de un gran torneo desde que en 2012 España levantara en Ucrania su segunda Eurocopa consecutiva.

Ya tuvo Holanda su revancha en el Mundial de 2014 en un partido que fue el comienzo del fin de todo, un final de ciclo cruel en el que España vio como el rival al que había doblegado hacía cuatro años le pasaba por encima (5-1) en el primer partido de una Copa del Mundo que acabó de manera prematura para la selección de Vicente del Bosque, con la eliminación en la fase de grupos. Unos meses después, en marzo de 2015, de nuevo ganó la Oranje a España (2-0), esta vez en un amistoso intrascendente pero que venía a ratificar el declive del combinado español.

Desde que los Xavi, Casillas, Villa, Puyol, Xabi Alonso, Iniesta, Fernando Torres y compañía dieran un paso a un lado obligados por la edad, España está en una búsqueda constante de su identidad. El fútbol de toque y de posesión fracasó en los últimos torneos (Eurocopa de 2016 todavía con Del Bosque y el convulso Mundial de 2018 con Fernando Hierro tras el despido express de Julen Lopetegui) y la apuesta fue la de Luis Enrique, el hombre encargado desde entonces –con el paréntesis de abrupto final de Robert Moreno por la desgracia familiar del asturiano– de llevar a cabo el tan ansiado relevo generacional.

Anda ahora España con un problema recurrente, el del gol. Le cuesta un mundo marcar, y cuando parecía haber encontrado Luis Enrique a un hombre (o más bien niño) con gol, se le ha lesionado. Los cuatro meses que estará de baja Ansu Fati son un duro golpe para un equipo que estaba muy necesitado de la ilusión que había generado la jovencísima (18 años recién cumplidos) perla blaugrana.

Sin Ansu, la esperanza es el retorno de Morata, reconciliado con el gol en Italia. También está brillando Ferran Torres en Inglaterra, por lo que apuntan a titulares junto a un Adama Traoré que siempre ha destacado cuando ha vestido la camiseta española.

En los neerlandeses, el encargado de devolver a la élite a la Oranje es Frank de Boer, el sustituto de Ronald Koeman. El exazulgrana, que no cuenta con el lesionado Van Dijk, ya ha anunciado que hará rotaciones pensando en los partidos de la Liga de Naciones.