Francia contra Bélgica: una exhibición del fútbol que viene

Sin ánimo de autoimputación, cabe recordar que en este trayecto hacia el Mundial España le ganó a Bélgica en Bruselas y a Francia en París por idéntico resultado (0-2) y con idéntica solvencia. Hoy se espera, en la semifinal de San Petersburgo, a ocho belgas y cinco franceses que fueron titulares en aquellas dos tardes de vino y rosas. Estamos, pues, ante dos selecciones que han hecho camino al andar, posiblemente con una hoja de ruta parecida. No son dos equipos excesivamente territoriales (52-53% de posesión frente al 70% de La Roja), ni se entretienen demasiado con la pelota (528-574 pases por partido frente a los casi 890 de España), pero resultan descomunales al espacio. Especialmente Bélgica, que suma 82 contragolpes, 20 más que Francia, y que así ha firmado cinco de sus 14 goles (máxima anotadora). Sólo Brasil ha tirado más, pero Courtois (19 paradas, nueve cruciales) trabajó más que Lloris.

Bélgica recuerda a la España de 2010 (sigue el partido en directo en As.com). Su mejor generación en 30 años llega en su punto justo de maduración. Hazard, De Bruyne y Mertens se metieron entre los 30 de la última lista del Balón de Oro (también tres de los franceses que están aquí: Kanté, Mbappé y Griezmann) y a Lukaku le coge la cita con 25 años y ya 73 partidos con su selección. “El talento sin trabajo no llega a ninguna parte”, dijo Roberto Martínez, el español que los dirige, cuando tomó el equipo. Ahora el talento trabaja. El equipo, con once jugadores de la Premier, lleva 24 partidos invicto y lo ha ganado todo en el Mundial volviéndose cada vez más precavido. En el viaje se ha caído Mertens de su tridente y ha aparecido Fellaini, un jugador más regresivo. Eso ha adelantado diez metros la posición de De Bruyne como nueve de pega. La fórmula funcionó ante Brasil. Hoy faltará Meunier, sancionado, y se abrirá de nuevo la puerta a Carrasco.

El liderazgo de Deschamps

De Francia es el futuro. Sólo ocho de los 23 convocados por Deschamps supera los 25 años y se aventura un largo reinado en torno a Mbappé (19 años) y Griezmann (27). Sobre la marcha le han ayudado dos laterales sorpresa, Pavard y Lucas (ambos de 22 años), y el retoque de quitar a Dembelé para colocar a Giroud, un nueve boya para liberar al propio Mbappé y a Griezmann. Deschamps, el seleccionador francés con más partidos (81), ha puesto el punto de autoridad que muchas veces arruinó el talento francés. Excluyó hace tiempo a Benzema y ahora a Rabiot, sustituyó a Griezmann con 1-1 ante Australia (“Tiene que hacer más”) y le bajó los humos a Mbappé tras su exhibición ante Argentina. Hoy recupera a Matuidi, cumplida sus sanción, en un partido de ironmen, con Hazard adornando la convención de superatletas.