Habrá doblete

El triunfo del Sevilla en la final de la Europa League sirve para que, una vez más, un equipo que habla castellano inscriba su nombre en las páginas doradas de una de las más importantes competiciones europeas. Un broche para una gran temporada. Un grito del mejor fútbol del Viejo Continente. Una oda a la entrega, al sufrimiento, al pundonor, a la humildad, al respeto… Ahí estaba Alberto Moreno en representación de los internacionales españoles con medio billete en el bolsillo para el Mundial de Brasil.

alberto.moreno

Beto tiene la culpa del doblete porque en la final de Liga de Campeones sólo se hablará un idioma. El español. Por lo tanto, la Supercopa también se quedará en Madrid o en Sevilla. Una inundación de fútbol, de prestigio, de dominio que da a la espera de lo que suceda en el próximo Mundial de Brasil. Ahí, dentro de un mes los pupilos de Del Bosque defenderán el título que conquistaron en el Soccer City.

Si España repitiera el éxito de Suráfrica se convertiría en una selección irrepetible porque nadie ha conseguido enlazar dos títulos de su Confederación y dos títulos de la Copa del Mundo.

El día de ayer no fue completo de felicidad porque las noticias que llegan desde Munich sobre Thiago no son buenas. Parece que la evolución de su lesión no es la deseada y es muy posible que no pase la criba del 7 y entre en la definitiva de 23.


gracias: laenergiadelaroja