Isco, Isco, Isco

La selección española endereza el rumbo. Lo hace en un momento delicado y liderado por la batuta de Isco. El centrocampista del Real Madrid se soltó la melena ante Bielorrusia y España volvió a ser reconocible en su estilo, el mismo que llevó a la consecución de la Copa del Mundo y de las Eurocopas. Regresó el juego asociativo en muchas fases del partido, la velocidad en el pase y hasta los disparos desde fuera del área. El único pero que se le puede poner es que le faltó continuidad cuando se vio con mucha ventaja en el marcador.
_1RS8882
La gran noticia es que España volvió a su ser. A mandar en los partidos, a encandilar a la afición. Ha recuperado la alegría y los cambios en forma de jugadores nuevos no han resentido el equipo. Al contrario, le dan otro aire apoyado en la decisión de Del Bosque al modificar el dibujo para jugar con cuatro centrocampistas y dos delanteros.
Con esa distribución, Isco se erigió en el capitán. Recortes, regates, pases, paredes… Y un golazo por toda la escuadra. ¡Madre mía! Un tanto para la galería y para que dé la vuelta al mundo. Este jugador tiene que ser la referencia de esta selección en la próxima Eurocopa.
En un minuto España resolvió el encuentro con otro tanto de Busquets, también en otro disparo desde la frontal. El resto de minutos sirvió para que debutasen Callejón y Morata y para que Pedro hiciese el tercer tanto en la segunda parte. El ultimo apunte fue para Isco. El hombre de la noche. Dejó el choque con el público puesto en pie y coreando su nombre.
 
Por España jugó Casillas, Juanfran, Piqué, Ramos, Alba, Busquets (Bruno Soriano), Koke, Cazorla (Callejón), Isco (Morata), Pedro y Alcácer.
 
Goles
1-0, m. 17: Isco.
2-0, m. 18: Busquets.
3-0, m. 54: Pedro.

 


gracias: laenergiadelaroja