Javi Martínez, el ‘nueve cremallera’

España alcanzó la final de la Copa Confederaciones, donde le espera Brasil. Pero antes tuvo que pasar un trago complicado. Italia. Una selección dura de roer pese a la goleada en la final de la Eurocopa. Un partido que acabó con empate a cero, en el que la actual campeona del mundo no aguantó su registro de buen fútbol, sobre todo en la primera parte.

Tuvo suerte la Selección. Sí, pero esta faceta hay que buscarla. La partida de ajedrez que propuso Prandelli comenzó muy favorable para los italianos, ya que puso permanentemente en jaque al juego de toque de los españoles. Casillas se encargó de resolver los primeros envites y después Del Bosque movió con más acierto sus piezas aunque no se plasmase en el marcador.

Si España e Italia llegaron a los penaltis es porque ambos equipos se tuvieron demasiado respeto cuando cada uno mostró sus armas. A los puntos, España fue mejor. Fue de menos a más, al contrario que su oponente, frustrado por las ocasiones desaprovechadas y achicando balones casi como un equipo juvenil.

post_2pRS1872

Prandelli diseñó un partido muy interesante. Premio. Mientras, Del Bosque dejó otra pincelada de su excelente trabajo. Se inventó un nuevo puesto. Si en su día definió a Cesc como el nueve mentiroso ahora ha puesto a Javi Martínez de nueve cremallera. Su aparición en el partido fue para hacer el papel de Fernando Torres y para, a la vez, bajar hasta el borde del área de su equipo para realizar las veces de medio centro, su verdadero rol. Un recorrido por la columna vertebral y por los pasillos de seguridad del equipo porque tenía capacidad pulmonar para asumir esa doble función cuando muchos jugadores ya estaban en la reserva.

Javi Martínez nunca fue delantero. A lo sumo le dejaban visitar el área rival en las acciones a balón parado por su altura. Su faceta estaba encaminada a pelear y robar balones para que los jugones lo llevaran hasta la zona de peligro. Ante Italia fue distinto. Disponía de galones para rematar pero siempre sin perder de vista la obligación de echar una mano en el centro del campo. Una decisión del cuerpo técnico que le sirve al jugador para crecer en una nueva faceta.

Por España jugaron: Casillas, Arbeloa, Piqué, Ramos, Alba, Busquets, Xavi, Iniesta, Silva (Navas, m. 52), Torres (Javi Martínez, m. 93) y Pedro (Mata, m. 79)

Penaltis
0-1: Candreva.
1-1: Xavi.
1-2: Aquilani
2-2: Iniesta.
2-3: De Rossi.
3-3: Piqué.
3-4: Giovinco.
4-4-: Ramos.
4-5: Pirlo.
5-5: Mata.
5-6: Montolivo.
6-6: Busquets.
6-6: Bonucci, fuera.
7-6: Navas.

gracias: laenergiadelaroja