La espera de seis años de Soldado

A Roberto Soldado le dio un vuelco el corazón cuando se enteró que Luis Aragonés le había convocado para disputar los encuentros oficiales ante Letonia y Liechtenstein. Por entonces, año 2007, el delantero se ganaba el sueldo en Osasuna y le llegó la oportunidad de debutar con la Selección española. Lo hizo el 2 de junio en el Skonto Stadium de Riga. Sustituyó a Luis García y jugó media hora. Lo suficiente como para adquirir la etiqueta de internacional. Palabras mayores. También jugó un cuarto de hora ante Liechtenstein.

62467_588673934478752_502209439_n

Luego llegó el punto de inflexión para la Selección en Aarhus (Dinamarca) y se impuso una idea en la que no entró Soldado. Torres, Villa, Güiza y Sergio García fueron los convocados para la Eurocopa de Austria y Suiza. Luego vino Del Bosque pero no entró en los planes para disputar el Mundial de Suráfrica. Pese a todo, el delantero ahora en el Valencia, no bajó los brazos y entró en la lista previa de la Eurocopa de Ucrania y Polonia.

Sin embargo, Soldado fue uno de los descartados en el último corte. Entonces se le vino el mundo encima. Entraron Negredo, Torres y Llorente. Otro palo. Por eso, cuando entró en la lista de la Copa Confederaciones en la que había tres descartes no quiso ilusionarse. Pensó en todo lo que había pasado antes y no estaba dispuesto a llevarse otro sofocón. Por eso, ayer estaba muy pendiente del reloj. A las nueve salía a la luz la lista definitiva. Y en esta ocasión la margarita dijo sí. Los descartados eran Xabi Alonso, Javi García y Beñat.

Soldado ya puede hacer la maleta y no perder el AVE porque la Selección se concentra el martes en Las Rozas. Le espera la Copa Confederaciones, con el Mundial de Brasil a la vuelta de la esquina y con el puesto de delantero muy abierto.

gracias: laenergiadelaroja