La Rojita se estrena ante la Argentina de Pablo Aimar

España debuta contra Argentina en el partido estrella de la primera jornada del Mundial. Un duelo que enfrenta a dos selecciones con la misma obsesión: nunca han levantado este título a pesar de rozarlo en varias ocasiones. Los españoles fueron subcampeones en 1991, 2003, 2007 y 2017, mientras que los argentinos nunca pasaron de semifinales y se marcharon con el bronce en 1991, 1995 y 2003. Para dos de los países que más cuidan su cantera es especialmente importante añadir este trofeo dentro de su palmarés…

También en ausencias hay empate. España no contó con Ansu Fati, que se quedó fuera para tener protagonismo con su club pero aún no ha jugado ningún minuto con el Barça desde que comenzó la concentración de la Sub-17. Argentina, por su parte, no podrá contar con Darío Sarmiento, una de sus estrellas, porque Estudiantes de la Plata no le cedió (en Argentina, los equipos no tienen la obligación de hacerlo fuera de las fechas FIFA, algo que sí ocurre en España).

David Gordo tuvo la mala noticia de la baja de última hora de Yéremi Pino. Pierde mucho La Rojita sin el canario, aunque le ahorra un quebradero de cabeza al seleccionador: su lugar lo ocupará Pedri, la gran estrella y que no estuvo en la Eurocopa. Su asociación con Robert Navarro, el talentoso mediapunta de la Real Sociedad, debe marcar las diferencias.
En el banquillo rival estará un viejo conocido de la afición española: Pablo Aimar. Él conoce en primera persona la frustración de Argentina en este torneo (lo jugó en 1995 a las órdenes de Pékerman). Tiene en sus manos a una de las mejores generaciones argentinas de los últimos años: son los actuales campeones sudamericanos de la categoría y también lo fueron en categoría Sub-15 hace dos años derrotando a Brasil en la final… Prueba de altura para La Rojita.

Claves del partido.

Posesión.

Argentina es un equipo muy similar a España: más técnico que físico. Ambas selecciones lucharán por tener más tiempo la pelota.

Palacios.

Es la gran estrella de Argentina. Los mediocentros españoles deben estar impecables tácticamente para no dejarle espacios.

Llegadas.

España tiene en Escobar a un ‘killer’, letal en la definición. Los mediapuntas deben de alimentarle de balones en el área.