La selección de fútbol en los Juegos Olímpicos: el recuerdo de Barcelona 92 busca reeditarse en Tokio 2020

La selección española de fútbol ha logrado grandes hitos desde su fundación en 1920 el éxito europeo en 1964, 2008 y 2012, además del mundial de 2010, han posicionado a España como una de las grandes potencias futbolísticas del mundo. Sin embargo, a pesar de los éxitos recientes, la selección española no ha gozado de mucha fortuna en la competición olímpica en los últimos certámenes.

La Roja, que firmó su mejor racha de títulos entre 2008 y 2010, ha participado en varias ediciones del torneo olímpico con poco acierto a la hora de pelear por los metales. Desde que el fútbol se convirtió en disciplina olímpica en los juegos de París 1900, los españoles han obtenido dos medallas de plata y un oro, todos en categoría masculina.

Si bien la fundación de la selección española fue un acontecimiento tardío respecto a la de los países vecinos, las desafortunadas actuaciones en las citas olímpicas colocan a España en el noveno puesto del palmarés olímpico, empatado con Polonia y por detrás de selecciones con menos éxito internacional como Yugoslavia, Hungría o Estados Unidos, que encabeza la lista de medallas gracias al dominio del fútbol femenino.

España logró su primera medalla en su debut futbolístico en las olimpiadas de Amberes de 1920. La competición, que contaba con un formato diferente a actual, llevo a España a la lucha por la plata frente a Países Bajos tras perder en primera ronda frente a la anfitriona y superar un torneo de consolación. La victoria por 1-3 de un equipo formado por leyendas del fútbol español como el portero Ricardo Zamora o el delantero Rafael Moreno ‘Pichichi’, dio el primer metal de su historia al combinado español.

Tras 72 años y 15 Juegos de sequía olímpica, la selección española se subió a lo más alto del podio en los Juegos en los que ejercía cómo anfitrión, Barcelona 92. Una generación de oro, formada por reconocidos nombres del balompié nacional como Guardiola, Luis Enrique, Kiko Narváez o Santiago Cañizares disputó un torneo que contó con cuatro grupos y en el que logró derrotar a Italia, Ghana y Polonia. El 8 de agosto de 1992 el Camp Nou vibró con un partido de infarto en el que España comenzó perdiendo y que acabaría con un abultado 2-3 frente a los polacos.

Tras el éxito de Barcelona 92, España afrontó los Juegos de Sídney con una plantilla en la que participaron algunos de los jugadores clave en la posterior ‘edad de oro’ del fútbol español, como Xavi, Puyol o Capdevila. Tras pasar como segundos de grupo por detrás de Chile, España dejó por el camino a Italia y a Estados Unidos para citarse frente a la Camerún de Samuel Eto’o en la final. España rozó el oro con la punta de los dedos en un partido que comenzó ganando y que se acabó escapando en la tanda de penaltis.

Desde la final de Sídney 2000, la selección española de fútbol no ha vuelto a cosechar medalla en unos Juegos Olímpicos. No participó en Atenas 2004 ni en Pekín 2008 ni en Río 2016, y en la última experiencia olímpica en Londres tampoco hubo suerte, pues la Roja tan solo logró un punto en la fase de grupos quedando en último lugar.

Los equipos europeos, que dominan el palmarés de la Copa Mundial de la FIFA, no han cuajado buenas actuaciones en las últimas competiciones olímpicas. El último oro europeo en unos juegos olímpicos fue el logrado por España en 1992, gesta que los de Luis de la Fuente tratarán de lograr en esta edición. Desde entonces Sudamérica y África se han repartido los últimos seis oros.

En el actual torneo, España es, tras la caída de Alemania, Rumanía y Francia en la fase de grupos, el único equipo que puede evitar que el oro caiga en manos de Brasil, que busca su segundo oro consecutivo.