Las preguntas clave del ‘caso Ramos’: ¿qué le ofrece el Real Madrid?, ¿cómo está su rodilla?, ¿tiene ofertas de fuera?

Ni en sus peores previsiones Sergio Ramos se habría visto como está hoy: sin renovación, sin equipo para la próxima temporada, sin Eurocopa y en el foco de todas las críticas.

El capitán, referente y santo y seña del Real Madrid en los últimos años, el del gol en el 93 y la fe inquebrantable está en tierra de nadie y muchos le señalan a él mismo por asumir que iba a poder seguir ganando pulsos como antaño. Sobre él hay muchas incógnitas, algunas irresolubles y otras con una respuesta que posiblemente no le gusten.

A principios de año, después de meses con molestias que se agravaron en la Supercopa de España, Sergio Ramos decidió pasar por el quirófano para arreglarse el menisco de la rodilla izquierda. La decisión tenía un triple objetivo: sanar la lesión, llegar a tiempo para la Eurocopa y presionar a Florentino Pérez para negociar.

Desde ese 6 de febrero hasta la fecha de edición de esta noticia ha jugado cuatro partidos con el Real Madrid y dos con la selección. La propia lesión, una recaída, unas presuntas molestias musculares tras la concentración con España, el Covid que contrajo… Todo se unió y de momento nadie se atreve a dar por hecho que el origen, ese menisco, esté bien. De hecho, el Real Madrid no ha emitido ningún parte médico al respecto, más allá de filtraciones de unos u otros.

La selección tampoco, más allá de las palabras de Luis Enrique para justificar su ausencia. Oficialmente, es por esos problemas físicos. Extraoficialmente ya es otro asunto.

Sergio Ramos y Florentino Pérez se vieron en enero y ahí el presidente le trasladó su oferta: un año de contrato, con una bajada del 10% de sueldo (sobre el 10% ya recortado). El futbolista dijo que no, porque se negaba a bajarse más el sueldo y, además, quería dos años como mínimo.

Lo que parecía que se iba a resolver rápido se fue enquistando. Florentino, entre promesas mesiánicas con la Superliga, dejó caer que Ramos no iba a seguir ya en abril. Mientras, se ha garantizado un sustituto, que está al caer: David Alaba.

Ahora mismo Ramos tiene pocas opciones de seeguir y hay dudas de si esa oferta de renovación sigue vigente o ha cambiado. Todo se resolverá en una llamada que tiene previsto realizar Florentino Pérez a su, aún, capitán.

Sergio Ramos pensaba que se lo iban a rifar y que a estas alturas de mayo ya tendría un nuevo destino o un nuevo contrato de blanco, y ni uno ni otro.

Es complicado encontrar equipo para un futbolista de 35 años que ha jugado muy poco esta temporada. Para más inri, quedarse sin el escaparate de la Eurocopa es algo con lo que no contaba y no es una carta de presentación apetecible para llamar a las puertas de los directores deportivos.

Rumores del Inter de Miami, una oportuna foto de René (su hermano y representante) con Monchi, filtraciones interesadas de que le quiere el PSG para entrar en la operación por Mbappé… Pero nada que se haya confirmado oficialmente. Los días pasan y juegan en contra de Ramos.

La pregunta del millón. La primera gran duda es si el Real Madrid mantendrá esa oferta de renovación o la rebajará aún más. Ahora mismo, Ramos no tiene el mismo caché que antes, dado que desde el club son conscientes de que ahora mismo tiene cada vez menos puertas abiertas. Lo que está más que claro es que, si finalmente convence a Florentino, Ramos no va a mantener el mismo estatus.

Buena parte del madridismo le ha señalado este año, no sólo por su rendimiento cuando ha estado en el campo, sino por sacrificar al club para llegar a la Euro… y que luego se quede fuera.

Si consigue irse a algún equipo, sin duda será recordado como un futbolista legendario del Real Madrid, de los que marcaron época, pero que como casi todos los ídolos blancos se fue mal.