Mbappé es un escándalo

La selección francesa está ya, oficialmente, clasificada para el Mundial de Qatar. Defenderá el trono cosechado en 2018 y que será, salvo sorpresa, el último torneo oficial de Deschamps al frente de la tricolor. ‘Les Bleus’ vapulearon 8-0 a una débil Kazajistán cuyo plan de defender durante los 90 minutos se cayó nada más comenzar el encuentro. Mbappé fue la gran estrella del partido con un hat-trick en apenas 30 minutos, consumando su póker en el tramo final, que prácticamente dejaron sin opciones a los kazajos. Coman también brilló con dos asistencias, asentándose como extremo en el sistema de tres centrales que parece que será el que utilice Deschamps en el próximo Mundial.

Deschamps es un entrenador que jamás en su carrera utilizó el sistema de tres centrales como esquema dominante en sus planteamientos. A pesar del varapalo ante Suiza de la Eurocopa, partido en el que Francia naufragó con un sistema de tres centrales, el técnico ha asentado una especie de 1-3-4-1-2 en el que los tres de ataque, Griezmann, Benzema y Mbappé, tienen total liberad para moverse. Hoy la novedad fue Coman, que actuó de carrilero sobre el papel, prefiriendo Deschamps al exjugador de la Juventus antes que a un Pavard que no ha comenzado de la mejor manera posible la temporada.

A Francia no le tembló el pulso. De hecho, la campeona del mundo se fue al descanso con el partido sentenciado, liderados por un omnipresente Mbappé y un sensacional Coman, que es un jugador con un talento gigantesco para marcar las diferencias a través del regate. Mbappé adelantó a Francia nada más comenzar el partido, en una gran jugada trenzada en la banda izquierda que acabó rematando el de Bondy a pase de Theo Hernandez.

Tener a dos jugadores en banda como Theo y Coman es sinónimo de peligro. Hubo un tiempo en el que Francia se atascaba ante rivales como Kazajistán que salían a defenderle durante los 90 minutos. Con Theo y Coman es imposible. Son dos jugadores con un desequilibrio extraordinario y con una velocidad necesaria en una Francia que juega con tres centrales y necesita de la amplitud de sus jugadores exteriores.

Con permiso de Mbappé, claro está por su brutal primera mitad, Coman fue el mejor jugador de Francia. El del Bayern regateó al portero, Pokatilov, con una facilidad aplastante y asistió a Mbappé, que remató de primeras y puso el 2-0 en el marcador cuando no iban ni 15 minutos transcurridos en el Parque de los Príncipes. El propio Coman, desatado por el talento que atesora y por las facilidades que puso Kazajistán, volvió a asistir a Mbappé antes del descanso, consumando el jugador del PSG un hat-trick que le coloca con 22 goles en la selección con tan solo 22 años. Es cuestión de tiempo que supere el récord de 51 que sigue ostentando Thierry Henry. Sin sudar, Francia se iba al descanso con el partido sentenciado.

En la segunda parte, el hambre de Francia se mantuvo intacto. Faltaba la fiesta de Benzema, que no había estado afinado en la primera parte, pero que anotó un doblete en un abrir y cerrar de ojos. El delantero del Real Madrid aprovechó otro excelente pase de Theo para marcar el 4-0 y, un minuto después, Mbappé le cedió el quinto, en una elaborada jugada colectiva de los de Deschamps. Benzema ya es el cuarto máximo goleador histórico de la selección, superando hoy a Trezeguet con el doblete cosechado ante Kazajistán. Rabiot, de cabeza, Griezmann de penalti y Mbappé consumando su póker, cerraron una goleada histórica para los de Deschamps, que ya están clasificados para el Mundial de Qatar.