Puyol: No soy partidario de revoluciones

Han sido 15 años disfrutando del fútbol al máximo nivel tanto en el FC Barcelona, con el que conquistó todos los títulos posibles, como en la selección española, con la que ganó una Copa Mundial de la FIFA™ y una Eurocopa. Pero sus rodillas han dicho basta, y el pasado mes de mayo Carles Puyol anunció su retirada.

Integrante de la generación más exitosa de la historia del fútbol español, nadie mejor que el ex central catalán para valorar el fin de una era dorada en la Roja y la renovación que se avecina tras su temprana eliminación en el Mundial. Aprovechando su presencia en Brasil, donde fue portador del trofeo de los campeones hasta el césped del Maracaná antes de la gran final, FIFA.com habló con Puyol de la difícil decisión de colgar las botas, su futuro y el nuevo ciclo que se abre en el club azulgrana.

Señor Puyol, España fue, a su pesar, una de las sorpresas de Brasil 2014. ¿Qué explicación le encuentra a la mala actuación del equipo?
La eliminación ha sido dura, porque teníamos ilusión, y en mi caso, al tener que vivirla desde fuera, se pasa aún peor, porque no puedes ayudar y sientes impotencia. Los pequeños detalles han sido claves. En el debut ante Holanda nos pudimos poner 2-0, pero de ahí pasamos al 1-1, y eso nos pesó. Ellos fueron mejores en la segunda parte, pero si esa jugada hubiese sido diferente, igual estábamos hablando de otra cosa. Y después de un resultado tan abultado (1-5), siempre cuesta jugar el siguiente partido y no pudimos ganarle a Chile, un equipo que llevaba mucho tiempo jugando bien.

No veo un problema de motivación. Para muchos éste podía ser su último Mundial, ¿y a quién no le motiva un Mundial en Brasil? Los primeros que quieren ganar son los jugadores, pero a veces las cosas no salen como uno espera. Además, algunos venían de lesiones, otros con mucha carga de partidos, y eso al final pesa.

Todo parece indicar que se ha acabado un ciclo. ¿Cómo cree que debería afrontarse el futuro de la Roja?
No soy partidario de revoluciones. Casi siempre se piden cuando un equipo ha ganado muchas cosas y llega un año en el que no lo hace, pero la experiencia de todo lo conseguido es importante. La renovación debe hacerse con tranquilidad, sin tirar por tierra lo que se ha hecho. Como se dice en catalán, hay que tener “seny” (ndlr: sentido común). Tenemos grandísimos jugadores, y es verdad que para algunos ésta puede haber sido su última gran competición, pero eso tienen que meditarlo ellos y el seleccionador, y no tomar decisiones en caliente. Yo sigo pensando que la selección actual es muy buena, y hay jugadores de muchísima calidad en las generaciones que vienen. Hay que ser fuertes, mirar hacia delante y aprender de los errores.

Terminó una etapa no sólo para España, también en su carrera. ¿Cómo fue el momento de tomar la decisión de retirarse?
Estas dos últimas temporadas lo había intentado todo. Me operé varias veces, probé distintos tratamientos,… pero la rodilla dijo ‘basta’, y retirarme era la mejor decisión, aunque fue muy difícil. Es frustrante ver que una parte de tu cuerpo no te responde. Y más con mi forma de ser, de entrenar, de ir siempre al 100%. Pasas por el duelo, la rabia, la impotencia… porque quieres y no puedes. Al final tienes que ser honesto contigo mismo y con los demás. Estoy pagando los esfuerzos, los dos últimos años de infiltraciones y de forzar la rodilla al máximo… Ahora estoy con un tratamiento nuevo, pero no pensando en jugar, sino en llevar una vida normal, porque ahora mismo me cuesta incluso bajar escaleras.

En septiembre comienza una nueva etapa profesional en la secretaría técnica del Barcelona, ¿cómo lo afronta?
Mucha gente me ha dicho que podría ser entrenador, pero no me llama. Lo mejor, obviamente, es jugar, pero todo se acaba. Tienes que buscar tu sitio, y al final tienes que estar vinculado a lo que sabes hacer. El Barcelona me ha dado esta oportunidad, y le estoy muy agradecido. Al principio será un periodo de aprendizaje, no de tomar decisiones, y lo afronto con las mismas ganas y la ilusión con la que he desarrollado mi carrera. Con el tiempo, intentaré aportar todo lo que el fútbol me ha enseñado durante estos 19 años.

Aunque aún no tome decisiones sobre los fichajes, ¿cómo valora la incorporación de Luis Suárez, al margen del incidente sucedido en Brasil, y la búsqueda de un central que le sustituya?
La acción de Suárez no es justificable, pero son momentos en los que estás a muchísimas revoluciones y puede suceder. En cualquier caso, se ha disculpado. Es un grandísimo jugador, muy competitivo, y con gol. Creo que puede aportar mucho a una delantera que, a su vez, ya tiene gran calidad. Con Luis podemos ser más fuertes.

En cuanto a la defensa, el Barça lleva tiempo buscando centrales, como media Europa, así que no es fácil. Y más para nosotros, por nuestro estilo de juego. Para jugar en el Barcelona, además de calidad y buena salida de balón, debes ser rápido, porque defendemos lejos de la portería, y cuando miras atrás y ves tantos metros, te puede entrar vértigo.

Es época de cambios en el Barcelona, con la marcha de grandes jugadores, y al menos, dos de sus capitanes, Víctor Valdés y usted ¿cómo enfoca esta nueva etapa el club?
Se han ido jugadores que han hecho historia, pero es ley de vida. Nos va llegando el momento, ya sea por una lesión, como es mi caso, o porque, como Víctor, decides cambiar de aires. Cuando nosotros llegamos, también se fueron otros, y ahora pasará igual. Lo importante es que el equipo está siempre por encima de los jugadores.


Tagged: