Recital de Benzema y Griezmann ante Finlandia

Posiblemente, el partido de este martes para Francia suponga un punto de inflexión tanto para Deschamps como para Griezmann y Benzema. Desde que el delantero del Real Madrid volvió a Les Bleus, no habíamos visto todavía una versión tan determinante de ambos y con tal entendimiento en el terreno de juego. Si Francia ganó 2-0 a Finlandia fue porque Benzema y Griezmann decidieron el partido por sí mismos y cuajaron una actuación memorable. El del Atlético de Madrid hizo un doblete, moldeó jugadas imposibles con el del Real Madrid y empató a Platini como tercer máximo goleador histórico de Francia. La campeona del mundo, tras cinco encuentros sin ganar, por fin enderezó el rumbo en un momento decisivo de la temporada.

En el momento más crítico desde que cogió las riendas de la selección, sumando cinco partidos consecutivos sin ganar, Deschamps introdujo novedades en el once. El técnico salió con tres centrales, además de hacer debutar como titular a Theo Hernandez. El lateral del Milan salió como carrilero izquierdo en un once que juntó a Griezmann, Benzema y Martial en ataque.

Sin duda, hubo tramos en Lyon en los que Francia dio sensación de dejadez y de ser un equipo roto anímicamente. La eliminación de la Eurocopa sigue haciendo estragos en la campeona del mundo a la hora de afrontar partidos ante rivales a priori más débiles y Finlandia tuvo 20 minutos muy buenos en los que llegó a incomodar a Lloris. La presión gala, muy espesa en la primera línea, no fue contundente y eso permitió a los nórdicos llegar al área rival con suma facilidad.

Sin embargo, y a diferencia de los últimos partidos, Deschamps se dio cuenta hoy que tenía que juntar al talento ofensivo en vez de alejarlo. Si en los últimos encuentros Griezmann había jugado en la banda derecha y muy lejos de Benzema, hoy, el jugador del Atlético de Madrid jugó liberado con Benzema por delante generándole ventajas. Así generaron la ocasión más clara del encuentro, en un disparo del delantero del Real Madrid que Hrádecký repelió con bastantes dificultades.

Si Francia resucitó en el momento más crítico del partido fue gracias al talento de Griezmann y Benzema. Un minuto después de la gran ocasión de Les Bleus, ambos volvieron a combinar, esta vez tras una espuela de Karim que finalizó Griezmann con un exterior magnífico que acabó en la red. Tras el 1-0, Francia se desató, tuvo varias ocasiones para irse con mayor renta en el marcador al descanso y Finlandia prácticamente fue un juguete roto a merced de los de Deschamps hasta el pitido del árbitro.

Si la primera mitad había sido un recital entre Griezmann y Benzema, la segunda no fue menos. Ambos volvieron a ser decisivos en el 2-0 que materializó el nuevo jugador del Atlético de Madrid, igualando a Platini como tercer máximo goleador de la selección con 41 goles. Benzema, imparable durante todo el encuentro, dejo otro gesto para el recuerdo tras regatear a dos rivales con un cambio de dirección con el exterior fabuloso. Con un estadio entregado a ambos, Benzema y Griezmann volvieron a dejar una jugada all-star en la que este último pudo marcar el tercero en su cuenta particular, pero su disparo salió rozando el poste. Con el pescado prácticamente vendido, el ritmo apaciguó bastante y Finlandia pidió un penalti al final de Pogba que el colegiado, Aytekin, no señaló.