Se nos fue la “Saeta Rubia”

Alfredo Di Stefano, leyenda del fútbol español y mundial, y particularmente del Real Madrid, ha fallecido esta tarde a los 88 años de edad.

La “Saeta Rubia”, nacido en Argentina pero internacional en un total de 31 ocasiones con la selección española entre 1957 y 1961 –23 goles-, nos ha dejado víctima de la parada cardiorrespiratoria que sufrió el pasado sábado en Madrid, y que le mantenía ingresado en un conocido hospital de la capital de España.

Di Stéfano, para algunos el mejor jugador de siempre y, de forma unánime, uno de los integrantes del gran póquer histórico de ases del balompié -junto a Pelé, Cruyff y Maradona-, fue el principal nombre dentro del gran cambio que experimentó la historia del Madrid -cinco Copas de Europa y otras dos finales más entre 1956 y 1964- con su llegada en los años 50.

Aunque, por desgracia, jamás se le pudo ver en la Copa del Mundo. En primer lugar porque Argentina no acudió a los Mundiales de 1950 y 1954; y después porque, ya defendiendo la camiseta de España, nuestra selección no logró clasificarse para Suecia 58 y, en Chile 62, una lesión le impidió disputar alguno de los tres partidos que España jugó en aquel torneo.

En 1966, su declive por la edad y el cambio de normas de la FIFA que le impidió ganar con España la Eurocopa de 1964 -un jugador ya sólo podría ser internacional con la selección con la que debutó como tal, en su caso Argentina- le impidió acudir a Inglaterra con la selección por entonces, como ahora, campeona de Europa.

Tras retirarse como jugador en las filas del Español -entonces con ñ- ese mismo 1966, Di Stefano emprendió una carrera como entrenador que duraría 24 años, entre 1967 y 1991, en clubes como Elche, Boca Juniors, Valencia -en varias etapas, al que hizo campeón de Liga en 1971 y de la Recopa en 1980-, Sporting de Lisboa, Rayo Vallecano, Castellón, River Plate y, por supuesto, su Real Madrid, último equipo que le vio sentarse en un banquillo, y entidad de la cual era en el momento actual Presidente de Honor.

Desde SIGUE A LA ROJA solamente nos cabe decirle DESCANSE EN PAZ, DON ALFREDO.


paradas: siguealaroja