Sorteo del Mundial de Catar: los rivales que hoy le pueden tocar a España y el ‘coco’ que todos quieren evitar

El sorteo del Mundial más atípico de la historia, pues arranca el 21 de noviembre y finaliza el 18 de diciembre en Catar, se celebra este viernes en Doha a partir de las 18.00 horas con España en el Bombo 1, en el de los cabezas de serie, lo que le hace evitar a muchas de las selecciones más potentes del mundo en fase de grupos.

La séptima posición del combinado de Luis Enrique en el ranking de la FIFA, el que determina la distribución de los bombos, le da una posición de privilegio a la Roja para el sorteo. El buen papel en la pasada Eurocopa, donde alcanzó las semifinales (cayendo en los penaltis ante la campeona, Italia), y en la Liga de Naciones, donde llegó a la final (derrota ajustada ante Francia) han devuelto a España a los lugares de honor del fútbol mundial tras numerosas decepciones en los diferentes torneos internacionales en la última década (octavos en Rusia’18 y Francia’16 y eliminada en la fase de grupos en el Mundial de Brasil’14).

El premio es muy jugoso. Evitará en su grupo mundialista a tres de las grandes favoritas –Brasil, Francia y Argentina–, a tres superpotencias –Bélgica, Inglaterra y Portugal– y a la anfitriona, Catar, sin duda el ‘caramelito’ del grupo y que todos los demás rivales desearán que les toque.

En el bombo 2 hay un rival que se quiere evitar a toda costa: la siempre temible Alemania. Países Bajos, Uruguay y Dinamarca también serán durísimos rivales, mientras que algo más asequibles –siempre sin confianzas– parecen Suiza (que quedó por delante de Italia, ojo), Croacia (España ya lo pasó mal ante ellos en la Eurocopa), México y EE UU.

En el 3, menos nombre pero selecciones con más potencial del que parece, especialmente las africanas (Senegal, Marruecos y Túnez). Las asiáticas son siempre correosas (Corea del Sur, Japón e Irán), y dos europeas completan el bombo: Serbia y Polonia.

El único condicionante que tiene el sorteo, eso sí, es que no pueden enfrentarse selecciones de la misma confederación, con excepción de la Europa, con un máximo de dos. Es decir, cinco de los ocho grupos tendrán selecciones del Viejo Continente, que tiene 13 equipos. Si España quedará emparejada con Alemania o Dinamarca, por ejemplo, estarían vetadas Serbia, Polonia y la selección del bombo 4.

El último bombo está plagado de incógnitas, pues quedan aún tres plazas por asignar por dos motivos: repescas sin jugar (se disputan en junio) y la guerra de Ucrania que ha aplazado el último miembro europeo. Para este último caso, la Gales de Bale espera rival del partido entre Ucrania y Escocia. Ambos duelos están previstos para junio, pero aún no hay fecha oficial debido a la incertidumbre por el conflicto bélico. Las otras dos eliminatorias enfrentan al quinto de la Concacaf (Perú) contra el quinto de Asia (Australia o Emiratos Árabes Unidos) y al cuarto de Conmebol (Costa Rica) contra el primero de Oceanía (Nueva Zelanda).

De los otros cinco rivales, Ecuador parece el más duro después de su brillante fase de clasificación (fue la tercera en sellar su billete mundialista en la poderosa Concacaf tras Brasil y Argentina), mientras que Camerún y Ghana también serán rivales duros. Canadá ha sido la gran sorpresa en América del Norte y Arabia Saudí parece el más deseado.

Así, a España le puede corresponder un ‘Grupo de la Muerte’ con Alemania, Senegal y Ecuador, o uno mucho más asequible –siempre a priori– con Estados Unidos, Polonia y Arabia Saudí. Aunque lo que es seguro es que a ninguna selección le alegrará enfrentarse a la Roja, un equipo que ha demostrado en el último año que está preparado para grandes desafíos y que es claro candidato a levantar el 18 de diciembre la Copa más deseada por todo futbolista.