Sudamérica dará sus diez votos a la candidatura de Estados Unidos

Los diez votos de la Confederación Sudamericana de Fútbol irán a parar a la candidatura de Estados Unidos, México y Canadá al Mundial 2026. Así lo anunció ayer en Moscú su presidente, Alejandro Domínguez. El otro aspirante a organizar la Copa del Mundo, protestó enérgicamente ante la FIFA “no por el voto en bloque de Sudamérica a Estados Unidos, sino por el desprecio que le han hecho a Marruecos negándose a escuchar nuestra propuesta, lo que sí han hecho con los americanos”, dijo ayer a este periódico un miembro de la candidatura norteafricana.

El Mundial de Rusia comienza en 48 horas y ya está elegido el país sede de la edición de 2022, que se disputará en Qatar. Pero mañana miércoles, los presidentes de las 207 federaciones de la FIFA, elegirán entre Marruecos y la alianza de los tres países americanos la sede de la Copa del Mundo de 2026, que está muy disputada. Mientras que Estados Unidos se ha garantizado los votos de los diez miembros de la CONMEBOL (Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, Paraguay, Perú, Bolivia, Ecuador, Colombia y Venezuela), Marruecos tiene el apoyo mayoritario de los países africanos y musulmanes y de algunas de las potencias de la UEFA, como Francia y Rusia. Aunque los pronósticos están a favor de Estados Unidos, los problemas de Trump con sus socios canadiense y mexicano y las políticas migratorias del presidente norteamericano dan chance a Marruecos, que hace campaña bajo el lema “El fútbol es nuestra pasión”.

Opciones. La UEFA puede tener la llave del Mundial 2026. Los 55 votos europeos pueden decantar la balanza. Sus presidentes se han citado hoy en Moscú, pero parece improbable que logren consensuar un voto en bloque. Es muy posible que Ceferin, su presidente, otorgue libertad de voto a cada asociación porque no hay unidad de criterio. Muchos apoyan a Marruecos, pero otros están por darle confianza a EE UU.

Habrá que esperar a mañana para saber qué ocurre. Para ganar el Mundial hace falta obtener la mayoría simple de los 207 votos, si ninguno de los aspirantes lo lograra y ganara la abstención se repetiría el proceso de licitación y tanto EE UU como Marruecos no podrían presentarse de nuevo.