Tagged: diego lópez

Casillas debe guardarse de… sus compañeros

En la retina de los madridistas y de los seguidores al fútbol estaba aún reciente la desafortunada e involuntaria patada de Arbeloa a la mano de Casillas durante el partido de Copa ante el Valencia, una lesión que le obligó a pasar por el quirófano, cuando anoche el antebrazo de Sergio Ramos impactó, de nuevo de manera fortuita, con las costillas del mismo portero.

Se llevaba un minuto del partido entre el Real Madrid y el Galatasaray y justo ahí comenzaba la cuenta atrás para el cambio, después de doscientos días sin disputar un partido oficial con su equipo. Aguantó doce minutos más, tiempo suficiente para hacer una grandísima intervención, mientras iba subiendo el tono del dolor. Otra vez lesionado. Intentó seguir pero el pinchazo era incompatible con la competición. Masculló su mala fortuna, pidió el cambio, se quitó el brazalete, se desabrochó los guantes y se saludó con Diego López. Luego vendrían una lágrimas furtivas camino del vestuario. Allí se puso en manos de los fisioterapeutas y el primer diagnóstico, a falta de las pruebas complementarias, mitigó el dolor. La “contusión en la parrilla costal izquierda” era una buena noticia ya que se descartaba una fractura.

la foto-2

Con el paso de tiempo, Casillas recobró el ánimo y tuvo tiempo hasta de bromear con su “agresor” en el avión camino de Madrid. “Alguno me quiere matar hoy. No será nada y volverá pronto”, decía Sergio Ramos en su cuenta de Twitter con la foto de ambos. El hombre de la flor se ha convertido por momentos en un pupas, aunque de los buenos no conviene desconfiar porque vuelven cuando menos se les espera.

Foto: https://twitter.com/SergioRamos/status/380108795252596736/photo/1

gracias: laenergiadelaroja