Asensio, Saúl y Denis están en mi cabeza

España fue número uno del ránking FIFA antes de caer en la fase de grupos del Mundial de Brasil y en octavos de la Eurocopa de Francia. ¿Hemos perdido juego, competitividad o ambas cosas?

—España ha sido dominadora del fútbol mundial durante una década, y ahora venimos de dos campeonatos, una Copa del Mundo y una Eurocopa, donde no lo hemos sido. Esta es la realidad, y lo que toca ahora es afrontar una fase de clasificación para Rusia 2018 que será muy dura y difícil. Lo que toca es trabajar para volver a ser competitivos y que se muestre todo el potencial, lo mejor del futbolista español que es un tipo de jugador con talento, ilusión y ambición.

—¿Conviene avisar a la afición de que nos va a costar mucho sufrimiento clasificarnos para Rusia 2018 y muchos años ganar otro Mundial u otra Eurocopa?

—La clasificación para Rusia 2018 no va a ser fácil, esta es la verdad. Por la calidad de los rivales de grupo, entre los que está Italia, y porque sólo se clasifica directamente el primero. Los segundos van a una repesca. Pero eso no lo podemos cambiar. Nosotros tenemos que poner toda nuestra energía en hacer bien lo que está bajo nuestro control. Somos conscientes de la dificultad de la clasificación, pero también de la capacidad de España, del potencial de la Selección. Los internacionales españoles tienen calidad y capacidad y a eso hay que añadirle la emoción y la ilusión de jugar para nuestro país.

—¿Irá renovando poco a poco la Selección? Ya sabe que Piqué dijo tras caer eliminados en París frente a Italia que era precisa una profunda reflexión sobre la Selección.

—Es evidente que los años van pasando y que se necesita una renovación constante. España ha tenido la mejor generación de su historia, pero ya no están los Puyol, Xavi… No se puede vivir del pasado. Ahora confluyen varias generaciones, y lo que querría hacer es mezclar lo mejor de cada una sin mirar el carné de identidad, sólo el rendimiento. Sobre la reflexión de Piqué tras la derrota en París es evidente que las cosas no salieron del todo bien, pero los análisis en caliente tampoco son los mejores. En las Eurocopas y en los Mundiales un pequeño detalle te puede llevar a un sitio o a otro, y hay muchos ejemplos. Lo más importante es creer en la capacidad de nuestros jugadores, hacérselo creer a ellos y marcar el camino. Yo respeto el palmarés de todos, pero primará el rendimiento.