El hundimiento de Sergio Rico: de ser el portero de más futuro de España a desaparecer del mapa

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

  • El cancerbero sevillista estuvo considerado como uno de los más prometedores de la Liga española, pero ni cuenta para su entrenador ni para la Selección.
  • Su sustituto, David Soria, se ha ido al Getafe, pero la llegada de Vaclik le cierra las puertas de la titularidad.
  • La Roma de Monchi puede ser su refugio.

Sergio Rico

Hace un año, si se hacía una encuesta en torno a los porteros españoles de más futuro, saldrían más o menos los mismos nombres: David de Gea, Kepa Arrizabalaga y Sergio Rico no faltarían. Sin embargo, si esa misma pregunta se hace ahora mismo, probablemente dos de ellos se caigan: el primero por su dubitativa participación en el Mundial de Rusia y el último porque lleva sin jugar un partido desde marzo.

El hundimiento del portero sevillano ha sido vertiginoso. Su nombre estuvo vinculado no sólo al futuro de la Selección española, siendo uno de los candidatos para ponerle las cosas difíciles a De Gea tras la salida de Iker Casillas del equipo nacional, sino también a clubes de primer nivel, como el Real Madrid. Actuaciones más que cuestionables le sacaron de esa nube y metieron a Rico en una vorágine de falta de confianza que derivó en que Vincezo Montella situase a David Soria como titular bajo la portería sevillista. Por supuesto, Rico se quedó fuera de la convocatoria de Lopetegui para el Mundial, como ya había pasado en las anteriores.

El último partido de Sergio Rico fue el 31 de marzo, con el Barcelona. El cancerbero ya venía tocado de atrás, con goleadas como el 2-5 que les endosó el Atlético o el 0-2 del Valencia unos días antes. El Pizjuán clamaba contra el que había sido un ídolo hacía no tanto, Soria le sustituyó ante el Bayern de Múnich en el siguiente compromiso, y de ahí hasta el final de campaña. La marcha de Montella en las últimas jornadas y el regreso de Joaquín Caparrós no cambiaron la situación: Rico había quedado relegado.

La alargada sombra de Andrés Palop aún se cierne sobre el Sánchez Pizjuán. Rico ha perdido la confianza propia y de la afición sevillista de manera irrecuperable, y la relación con la directiva no es mucho mejor. Por eso, ha empezado a buscarse las lentejas fuera de su club de toda la vida. Pese a que David Soria se ha ido al Getafe, desde el club le han dejado claro que no cuentan con él, ya que han fichado a Tomas Vaclik, procedente del Basilea, para las tres próximas temporadas. Pablo Machín, el nuevo entrenador del conjunto hispalense, tampoco le pondrá problemas para que se vaya.

Rico espera que fuera de Sevilla gane confianza y recupere el brillo de antaño. La Roma es un club que le gusta, y la presencia de Monchi en la dirección deportiva supone todo un aval para él. Su nombre es el preferido para sustituir a Allison Becker, un firme candidato a la portería de equipos como Liverpool (Karius quedó sentenciado en la final de la Champions League) o incluso el Real Madrid.