El ogro sueco da miedo

Si a alguien no le parece atractivo este Suecia-Suiza que tome nota: no hay una selección en todo el Mundial que haya hecho más méritos que Suecia, que eliminó a Italia en la repesca y acaba de dejar fuera a la vigente campeona, Alemania, en la fase de grupos (sigue el partido en directo en As.com). Suecia se ha cargado a dos selecciones que han ganado cuatro Mundiales cada una. Ninguna otra ha hecho mayor limpia.

Aunque sólo sea por el morbo de saber cómo lo hicieron, qué tienen o qué armas utilizan, conviene tomar e café de hoy sentados junto a ellos frente al televisor.

Cada jugador en el campo es un defensor”, dice su seleccionador, Andersson. Con tal declaración no es difícil adivinar por dónde van sus intenciones. Efectivamente, su estrategia será salir a defenderse. Lo curioso es que, si algo caracteriza al juego de Suiza, precisamente es su capacidad para atrincherarse los 90 minutos, como recientemente se pudo comprobar en el último amistoso de España antes del Mundial.

No busquen en Suecia a jugadores destellantes. Ibrahimovic ya no está (se retiró porque quiso y cuando quiso volver el seleccionador se hizo el sordo). Su jugador más determinante es Berg, delantero del Al-Ain, de Emiratos Árabes, aunque a los españoles el que más les suene será Guidetti, delantero del Alavés y antes del Celta.

Enfrente estará Suiza, a la que conviene tomársela muy en serio. Suiza empató con Brasil en el primer partido (1-1), remontó ante Serbia (1-2) y, ya clasificada, se dejó llevar ante Costa Rica (2-2).

Suiza es una selección de origen multicultural. No hay más que comprobar los apellidos de sus futbolistas. Destacan los albanokosovares Shaqiri (ahora en el Stoke y antes en Inter y Bayern) y Xhaka (Arsenal). A su seleccionador, el croata Petkovic, le gusta jugar con un solo punta. hasta ahora ha probado ahí a Seferovic (ex de la Real Sociedad), Gavranovic y Drmic.