“Estamos haciendo unos malos deportistas”

Image 342996-620-282.jpg

El exseleccionador, también recordó sus 36 años en cuatro etapas en el Real Madrid, donde como jugador cumplió “el sueño de cualquier niño” y reconoció que un equipo “necesita un entrenador, un líder que influye en un grupo de gente a través del juego, del contenido de los entrenamientos, de las relaciones personales. “Nosotros nunca hemos puesto una multa, no creíamos en ellas”, expresó.

Vicente del Bosque, exseleccionador español de fútbol, ha cerrado el II Encuentro Arteixo Innovación con una charla sobre gestión de grupos en la que ha reivindicado la necesidad de un líder en los equipos y ha hablado de su relación con los jugadores, entre ellos, Iker Casillas, con el que su cuerpo técnico obró como entendía que “tenía que hacerlo”.

El expreparador del Real Madrid hizo hincapié en la “falta de generosidad de los jugadores buenos” en el fútbol actual por sus protestas cuando son sustituidos por los técnicos.

“No se conforman con hacer ese rechazo en la intimidad, sino a la vista de todo el mundo para mostrar su enfado. Eso se traslada a los niños. Estamos haciendo de los chavales unos malos deportistas”, afirmó.

Del Bosque explicó que “no hay un libro, un método al que recurrir” en la gestión de una plantilla profesional, sino que se trata de “un asunto personal”.

“Decían que tenía que darle explicaciones a Iker, que seguro que merecía un trato distinto, pero obramos como entendíamos que había que hacerlo. Ha sido extraordinario con la selección e irrepetible”, apuntó Del Bosque.

“En el fútbol todo es debatible y en las relaciones personales tiene mucho que ver el liderazgo del que encabeza la empresa”, señaló.

Del Bosque recordó que, hasta que las circunstancias le llevaron a entrenar al Real Madrid y luego a la selección, pensaba que “iba a ser entrenador formativo” toda su vida ya que “no ganaba dinero, pero era feliz”.

También comentó que “los futbolistas deben estar emocionados en su profesión” porque así “rinden mucho más” y, además, deben ser “inspiradores”.

El exentrenador de la selección española también recordó aquellos “momentos difíciles” que tuvo que afrontar en el combinado nacional “por el envenenamiento” de los partidos entre Real Madrid y el Barcelona.

“Los jugadores se veían después en televisión y yo creo que esa es la mejor terapia”, apuntó Del Bosque, quien matizó que, sin embargo, no tuvo que “hacer grandes gestos para reconducir aquello”.

Del Bosque reconoció, además, que en la selección tenía “buenos jugadores”, un grupo que estaba “predestinado” a ganar el Mundial de 2010.