Isak pone en jaque a España

No pudo ser. Suecia hizo los deberes venciendo a Grecia (2-0) y arrebata momentáneamente el liderato a España. Los de Luis Enrique se la jugarán en noviembre con un doble compromiso ante una Grecia casi sin opciones, primero y tres días después en una finalísima contra Suecia, en Sevilla, por un puesto en el Mundial 2022. Y eso que el partido empezó perfecto para los intereses de La Roja. Los helenos comenzaron dominando desde el inicio, encontrando profundidad por la banda izquierda a través de Masouras, el más destacado de Grecia durante la primera mitad. Al extremo incluso se le anuló un gol por fuera de juego claro en los primeros compases del partido. Tras esta acción el ritmo se calmó y ambos equipos lo intentaron con posesiones largas, que no terminaron en buen puerto. Había mucho en juego.

Si embargo, si alguien estaba más metida en el partido durante la primera parte esa era la selección helena. A partir del 20’ comenzó a buscar con más asiduidad a Masouras, con pases a la espalda de la defensa. El extremo estrelló un balón en el palo tras una de estas acciones, previa parada de Olsen. Al filo del descanso las intenciones de Grecia eran claras aprovechándose del temor de su rival. Pavlidis la estrelló de nuevo en el palo tras un perfecto remate de cabeza desde dentro del área y en el rechace fue Bakasetas el que lo intentó con un potente disparo.

El paso por vestuarios cambió la cara de Suecia, que comenzó a presionar más la salida de balón visitante. Con poco llegaban con claridad y con la pólvora que tienen arriba, el gol era cuestión de tiempo. Quaison lo intentó primero, en una acción en la que Vlachodimos metió una buena mano. Y un minuto después Isak fue objeto de un clarísimo penalti. Mavropanos llegó pasadísimo y arrolló al delantero de la Real Sociedad. Forsberg, desde los once metros, no falló. Suecia mutó entonces en vendaval y diez minutos después volvió a encontrar petróleo en una jugada iniciada por Olsen en largo; y finalizada por un Isak al que no le tembló el pulso para picarla por encima, ante la salida de Vlachodimos. Los últimos minutos fueron de desesperación helena que empezó a recordar todas las ocasiones desperdiciadas con expulsión de Chatzidiakos incluida; mientras que Suecia manda un aviso a España de cara al partido que ambos jugarán en Sevilla en noviembre. No apto para cardiacos.