Jaque al fútbol español en la cara del Málaga

Sospechamos de Platini y de todos los que están ahí metidos“. Son palabras de Joaquín, un futbolista hoy en el Málaga, baqueteado en mil batallas pero sobrepasado por el dolor de la derrota frente al Borussia Dortmund. Por su cabeza desfilan una secuencia de imágenes que sólo sirven para aumentar su enojo. Dos ocasiones de cabeza malogradas y dos malas decisiones de los colegiados. No es una sensación nueva. Vivió algo similar cuando falló el penalti ante Corea y España tuvo que hacer las maletas en los cuartos de final de Corea y Japón en 2002. Otra vez en el laberinto. Otra vez a lamerse las heridas de un campo de fútbol. Ahora que se encontraba en gran momento de forma y que aspiraba con volver a la Selección se da de bruces con la derrota más dolorosa y con el peso del fallo de las mejores ocasiones de su equipo. El viejo fantasma que persigue a los jugadores.

puñalada_malaga

Mientras, en la otra punta del vestuario se encontraba Isco. Acaba de recibir la primera puñalada deportiva seria. Lo de Dortmund no tiene nada que ver con lo sucedido en los Juegos Olímpicos. En esta ocasión se había rapado la cabeza por una media promesa, media apuesta. Se veía en la semifinal y ahora se encuentra sumido en un mar de dudas. Las imágenes de la televisión corroboran que hay fuera de juego en el tercer gol de los alemanes e incrementa su indignación, amplificada por el enojo del vestuario malacitano.

 

No hay consuelo para tanta indignación. El arbitraje casero del escocés Thomson ha terminado por tumbar al Málaga. Un ejercicio entre el olvido con las tarjetas a los alemanes y la permisividad fuera de los límites del Reglamento acabaron en la Liga de Campeones con un equipo cuya filosofía representaba los valores del fútbol español.

gracias: laenergiadelaroja