La pegajosa Irán de Queiroz, el próximo obstáculo de España hacia los octavos

SportYou

  • Irán consiguió vencer a Marruecos en la primera jornada de la fase de grupos contra todo pronóstico.
  • Queiroz ha conseguido que el equipo iraní sea compacto, organizado y competitivo a pesar de su baja calidad.

Carlos Queiroz, en un entrenamiento de Irán.

Irán protagonizó una de las grandes sorpresas de la primera jornada del campeonato del Mundo, después de ganar a Marruecos en el tiempo de descuento. El equipo africano tuvo más balón y ocasiones durante todo el encuentro, pero los de Queiroz aguantaron bien, con una sólida defensa, y aprovecharon su oportunidad en el último suspiro.

Si ya tomaron una actitud realmente defensiva ante el combinado marroquí, contra España eso se multiplicará con total seguridad. Al equipo de Queiroz le falta bastante calidad -más allá de Masoud, el exjugador de Osasuna- para conservar la pelota, y acumular gente en la frontal de su propio área y obligar a España a jugar en espacios reducidos será su principal argumento.

Azmoun, amenaza sin pólvora

Azmoun, el delantero centro del Rubin Kazan, es el jugador más adelantado de la selección de Irán y la mayor amenaza para Piqué y Ramos, que jugarán muy adelantados y tendrán que estar atentos a su espalda. Ahí Azmoun es muy peligroso por su movilidad y profundidad, aunque es cierto que su capacidad de remate no es demasiado positiva.

Jahanbakhsh, el goleador camuflado

Alireza Jahanbakhsh es la gran esperanza del fútbol iraní, después de haber cuajado una espectacular temporada en el AZ Alkmaar. En la Eredivisie ha conseguido marcar nada menos que 21 tantos en 33 partidos, y es el jugador con mejor capacidad de remate del conjunto de Queiroz. ¿El problema? El portugués le está colocando en banda para tener el equipo bien compacto en la fase defensiva, y en principio esa puede ser una buena noticia para que España tenga una amenaza menos al contragolpe.