Los sobresalientes y los suspensos del Mundial de Rusia

Cada cuatro el verano se ve condicionado por el gran evento futbolístico de selecciones, el Mundial. Por las dimensiones del escaparate, el torneo siempre deja sobresalientes y suspensos. Estos son los de la Copa del Mundo de Rusia, en el que Francia se apuntó se segunda estrella.

Sobresalientes

Mbappé. Muchas miradas iban hacia él y no ha decepcionado. No había nacido cuando Francia fue por primera vez campeona, y a sus 19 años, en su primer Mundial, ha sido indiscutible con la selección campeona, ha marcado cuatro goles, uno de ellos en la gran final, e impresionó con su exhibición frente a Argentina en octavos.

Griezmann. MVP de la gran final, en la que fue el jugador más determinante. Con cuatro dianas y dos pases de gol, ha acabado erigiéndose, partido sin red tras partido sin red, en líder de una Francia de mucha calidad y presencia. Su Balón de Oro ya no parece un sueño tan lejano.

Modric. Después de una temporada siendo otra vez la brújula del Madrid, lo ha sido también de Croacia, a la que ha liderado en su mejor Mundial de la historia, alcanzando la final. Ha protagonizado dos goles y una asistencia, se ha llevado tres MVP’s y ha visto aliviado la decepción de la derrota frente a Francia con el Balón de Oro del campeonato. Por si fuera poco, ha entrado en las quinielas para el Balón de Oro del año.

Hazard. Ha sido una de las grandes sensaciones del campeonato, liderando a una Bélgica que ha protagonizado el mejor Mundial de su historia. Se lleva de Rusia el tercer puesto, tres goles, dos asistencias y la atenta mirada del Madrid, que no pierde de vista sus guiños.

Courtois. Tras una temporada algo irregular, que perdió brillo sobre todo por su actuación ante el Barça en Champions, en el Mundial ha sacado su mejor versión. Ha sido el meta con más paradas, 27, con un porcentaje de éxito del 81,8%. Galardonado con el Guante de Oro.

Pickford. Apareció en Rusia como un desconocido para el público general y agradeció su apuesta por él a Southgate. Ha acabado cuarto con Inglaterra, también cuarto portero en número de paradas y suyas son algunas de las fotos de palomitas más espectaculares.

Inui. Muy pocos le tendrían fichado, pero en España ya le habíamos visto hacer de las suyas con el Eibar. El Betis estuvo tan atento como rápido para ficharle para la próxima temporada. El Mundial, en el que ha sido la estrella de una Japón sorprendente y estética, le ha revalorizado y lanzado a un plano de mayor exposición. Dos goles y una asistencia.

Suspensos

Salah. Todo un país pendiente de él, su gran estrella, que, afectado por la lesión en el hombro en la final de la Champions, no hizo lo suficiente para avanzar hasta los octavos en un grupo en el que ese objetivo no era imposible.

Neuer. Löw creyó en él pese a llegar sin rodaje al Mundial por la lesión y no fue el Neuer que acostumbraba. Alemania echó en falta sus milagros para evitar el descalabro de la eliminación en grupos.

Ózil. Relegado a la suplencia en el segundo partido e intrascendente en el resto, este Mundial ha constatado que está lejos de seguir siendo lo que un día prometió. Cero goles y cero asistencias.

Lewandowski. Desde luego, no fue el del Bayern. Se fue de Rusia sin anotar ni asistir, algo que imposibilitó siquiera soñar a sus compatriotas. Una vez eliminado, echó balones fuera…

De Gea. Uno de los grandes señalados por el fiasco de una España víctima del gilitaca. El 91,6% de los tiros que le hicieron acabó dentro…

Messi. Señalado en su propio país por el fracaso de una generación dorada que llega a su fin sin conseguir un título. Se le acusó de no aparecer lo suficiente y de no aparecer antes y con más influencia en los octavos contra Francia. Puede que haya sido su último Mundial.

Neymar. Era un torneo en el que se esperaba mucho de él, que diese un paso al frente para confirmar el favoritismo de Brasil. Sin embargo, seguramente influido por la lesión que le dejó fuera de los campos tres meses, sus dos goles y una asistencia han sabido a poco. A la sombra de Coutinho, entre otros.