Mbappé da calabazas a Qatar

Kylian Mbappé no se casa con nadie, tampoco con la propiedad del PSG. El último enfrentamiento ha tenido que ver con la celebración del sorteo del Mundial de Qatar del viernes en Doha. El futbolista del conjunto parisino era uno de los que la FIFA y el Comité Organizador querían en el Centro de Exhibiciones y Convenciones de Doha para que fuera partícipe del sorteo. Sin embargo, según apunta L’Equipe, la respuesta del futbolista ha sido clara: no.

Mbappé es una de las estrellas en ciernes del fútbol mundial, pero alegó que ni siquiera es el capitán de Francia y que tenía más sentido que fuera Hugo Lloris, y no él, en representación francesa. Por eso declinó la invitación y dejó a la FIFA sin uno de los grandes reclamos para dar mucho mayor cartel al sorteo.

Esta decisión de Mbappé con respecto a Qatar -y por ende al PSG- llega con su futuro aún en el aire y muchas dudas en torno a su continuidad en París. La relación entre él y Al Khelaïfi no atraviesa su mejor momento. Las ofertas millonarias que le ha ido lanzando el club parisino han sido repetidamente rechazadas.

Kylian no se ve en la obligación moral de obedecer a los qataríes. Ya no. El 30 de junio puede vestir la camiseta de otro equipo y sabe que sólo él elegirá su destino. Lo mismo que con el sorteo del Mundial, que no le tendrá a pesar de los esfuerzos de la FIFA por contar con él.