Modric y Rakitic, de caza

La Croacia de Modric y Rakitic frente al país más poblado de África (sigue el partido en directo en As.com). La selección ajedrezada ha vuelto a meterse por la puerta de atrás en una gran competición pero quiere dejar de vivir de los recuerdos de 1994. De aquel tercer puesto de Suker y compañía. Intentarlo implica salir airosos de este Grupo D en el que tiene a la Argentina de Messi, el milagro islandés y hoy Nigeria, la selección más joven (25,3 años de media) del torneo…

Las Supér Águilas nigerianas saldrán de Rusia, pase lo que pase, con el título de selección más cool. Su extravagante equipación ha batido récords de ventas (se agotó en un día y estrellas de la NFL la visten), han llegado al Mundial en avión privado y cobrando las dietas por anticipado. Inaudito.

Gernot Rohr intenta poner orden germánico en el presente de una Nigeria anárquica en el talento de Iwobi y Moses y con un punto flaco indisimulable en la portería. Se la va a jugar con el deportivista Francis. 19 años pero 196 centímetros de portero formado entre Qatar y Abegondo y con reflejos heredados de la práctica del balonmano. Lo uno por lo otro.

Con todo, en un continente tan supersticioso como el africano, cuyas tradiciones se apegan al rodar del balón, Nigeria no podrá brindarle ayuda con uno de sus amuletos predilectos. “Muchos hinchas nigerianos nos han pedido acceder al estadio con pollos vivos pintados de blanco y verde, pero no será posible…”, anunciaba ayer un portavoz del gobierno de Kaliningrado.

Zlatko Dalic ha llegado a Rusia más pragmático. Aún no se ha despegado de su cartel de seleccionador interino y por eso irá a pecho descubierto. Ha ensayado su once más atacante posible, con Kramaric por Kovacic. Flota en Croacia la sensación de ser ahora o nunca. “¿La última oportunidad de esta generación? Superemos el grupo y desde ahí veremos qué pasa…”, reflexionaba ayer Modric. Todo gravitará en torno al madridista (32 años), Rakitic (30) y Mandzukic (31). Entre águilas y pollos, viejos halcones.