Tagged: bolt

Sucede en cada campeonato. Las quinielas previas de aficionados y profesionales se acercan mucho a la lista que elige el seleccionador nacional, pero casi siempre hay una o dos sorpresas por presencia o por ausencia. Desde hace mucho tiempo es sabido que entrar en la convocatoria de la selección española es muy caro hasta para disputar un amistoso, mucho más cuando llega un Europeo o un Mundial.

Uno de esos tapados podría ser Iñaki Williams. El delantero del Athletic de Bilbao está completando una temporada sensacional y sus prestaciones no son un secreto para el equipo de Del Bosque porque actualmente juega en la selección sub 21. Su velocidad y su matrimonio con el gol le convierten en una seria alternativa a lo que maneja el seleccionador en el primer equipo.

williams_un_leon_a_35kmh

 

Este delantero fruto del exilio en la guerra en Liberia (sus padres se conocieron en Ghana pero él nació en España) es una bala endiablada. En un partido le midieron una punta de velocidad de 35,71 kilómetros hora, un dato que solo ha sido superado por Gareth Bale (36,9 en un partido de la Champions) o por Robben en la final del Mundial de Suráfrica ante España donde alcanzó los 37,00.

Para entender la barbaridad de la rapidez de este chaval de 21 años hay que compararlo con Usain Bolt. El plusmarquista de los 100 metros alcanza una velocidad punta de 45 kilómetros en un momento de la prueba. O con Cristiano Ronaldo, que queda muy lejos con sus 33,6 kilómetros hora.

Aparte de estas consideraciones atléticas, Williams se ha destapado como un delantero que entiende el juego ofensivo en las versiones del toque asociativo, la segunda jugada, el contragolpe, el movimiento entre líneas. Un diamante. Ahora veremos si Del Bosque cuenta con él para los próximos amistosos de marzo ante Rumania e Italia. Si sigue con esta racha lo normal es que acuda al Europeo de Francia este verano.

(more…)

Jesús Navas siempre fue catalogado como un jugador diferente cuando fue captado por los ojeadores del Sevilla. Eléctrico, rápido, osado, valiente, preciso… Un cliché que todos los entrenadores buscan en su plantilla porque ofrecen lo que no pueden dar otros. Sus profesores sobre el césped le fueron mimando el crecimiento deportivo, dificultado por un acusado cuadro de timidez, hasta que explotó física y mentalmente.

Se soltó de un modo casi inesperado. Y entonces creció como futbolista. Navas se sintió fuerte, convencido… En uno de los test sobre la cinta de correr escenificó una de las anécdotas del club. Apoyaba sus pies con una frecuencia tan elevada que hizo saltar por los aires sus microchips.

España-Republica Checa

Navas era rápido. Un rayo. Dieces altos y onces bajos en un recorrido de cien metros con cronómetro manual. Eso en atletismo es pura casta de velocista. Y Jesusito lo era. Y lo sigue siendo. Ahora en el Manchester City. Sus primeras semanas en su nuevo club le han servido para ganarse el cariño de la afición y de los medios que siguen al equipo. También en la selección española. El cuerpo técnico lo ve como el jugador llamado a romper los partidos bien en el once o saliendo desde el banquillo. Ahora, ante Finlandia, puede que se repita el guión del partido en España, con un rival encerrado y con las líneas muy juntas. Por eso, Navas puede ser la llave que abre el candado que lleva por el camino más recto al Mundial de Brasil.

Foto © Carmelo Rubio

gracias: laenergiadelaroja