1×1 de España ante Túnez: Busquets volvió, Aspas maquilló

España ganó a Túnez con lo justo y por lo justo, 1-0 gracias a un tanto de Iago Aspas, que aprovechó esos minutos en los que el resto prácticamente ya pensaba en Portugal, que exigirá otra cosa…

De Gea: pasó página tras su fallo en La Cerámica con 90 minutos de una tranquilidad sólo perturbada con cierto peligro por un tiro a puerta, manso, en el 11′.

Odriozola: desbordado en defensa, impreciso con el balón y menos visto que de costumbre en ataque en los 45 minutos que jugó.

Piqué: bien en el corte en el área y fuera de ella. Amenazó a Túnez en el balón aéreo.

Ramos: aguantó como pudo las primeras embestidas tunecinas y luego se mantuvo. Cambió su perfil en defensa de tres, más pegado a la derecha.

Alba: apenas inquietado en la primera mitad, se echó en falta su habitual aportación en campo contrario. Cambiado en el 76′.

Busquets: es papá y mamá en un mismo cuerpo. Intentó, sin lograrlo del todo en la primera parte, que Túnez no agobiase a España, recuperó a menudo y canalizó la distribución, incluso habilitando a Costa en la acción del gol.

Thiago: sustituido al descanso, cometió un error en la salida de balón de los que se le subrayan. Ante Portugal, un despiste así podría tener mayores consecuencias. Pese a ello, no se escondió, sino todo lo contrario, el resto del encuentro. 

Isco: sin su chispa habitual, algo errático, Lopetegui le cambió tras el primer periodo.

Silva: de los mejores de la era Lopetegui, estuvo irreconocible y España lo acusó.

Rodrigo: empezó muy voluntarioso, desmarque iba y desmarque venía, pero fue perdiendo la fe ante la ausencia de balones.

Iniesta: hasta que se apagó y encadenó pérdidas con el transcurso de los minutos, fue la luz entre tanta oscuridad española.

También jugaron…

Nacho: impecable en defensa, tanto en línea de cuatro como en línea de tres. Sin ser su registro más habitual, como lateral lo probó varias veces en ataque.

Koke: atento posicionalmente y seguro en la combinación, se ofreció siempre para armar las jugadas.

Lucas Vázquez: con la salida de Aspas pasó a carrilero, uno de los recursos que le hacen importantísimo para Lopetegui. Lució otro de ellos, su verticalidad por banda, aunque de forma más entusiasta que práctica.

Diego Costa: suyo fue el primer disparo a portería de la Selección, en el 64′, cuatro minutos después de pisar el césped. Desperdició un mano a mano en el 84′, asistió para el 0-1 a Aspas y no llegó a remachar otra ocasión en el 90′.

Asensio: casi de incógnito en la media hora que tuvo, especialmente cuando actuó de carrilero, dejó su sello de calidad con un pase en el 90′ que puso a Costa delante de Mathlouthi.

Iago Aspas: está en estado de gracia y es un oportunista de manual, circunstancias que le llevaron a recibir el pase de un Costa sin salida para tirar, salvar un mar de piernas y evitar otro empate de la Selección. Cinco dianas y cuatro asistencias en diez internacionalidades: que ese ruido hable por él.