Luis Rubiales, en República Dominicana: “El dinero de mis cuentas es producto de mi trabajo y de mis ahorros”

Luis Rubiales habla públicamente por primera vez en televisión, en una entrevista con Ana Pastor en La Sexta, tras los registros de la Guardia Civil en la Ciudad del Fútbol de las Rozas y el domicilio de varios dirigentes de la RFEF, incluido el piso del propio expresidente en Granada.

Rubiales podrá ser detenido cuando regrese a España el próximo sábado, pero no ha dejado pasar la oportunidad de defenderse de las acusaciones y rumores en su contra. “Es mentira que yo haya pegado una mordida con pisos aquí“, asegura el expresidente de la RFEF, negando diversas tramas y concretando que “el dinero de mis cuentas es producto de mi trabajo y de mis ahorros“.

El canario también ha negado otros posibles negocios: “Es mentira que tenga un equipo de béisbol aquí, no sé si con la intención de decir que estaba desviando dinero de alguna manera. Es mentira que haya pegado un pelotazo en Cabo Verde. Es mentira que yo tenga terrenos para la construcción de hoteles en Arabia Saudí”.

“¿Qué pasa? ¿El presidente de la Federación Española de Fútbol tiene que vivir en una burbuja fuera de la sociedad?”, exclama Rubiales con ímpetu como respuesta a las preguntas de Ana Pastor, expresando que realizar inversiones es “lo más normal del mundo”.

Rubiales también acusa a la periodista de manipular sus palabras al hablar del beso a Jenni Hermoso. El expresidente de la RFEF asegura que, si sus conversaciones con la futbolista se consideran coacción, “cualquier conversación entre personas es una coacción”.

Carta a Vinicius desde la churrería Porta

Costumbrismo Digital por Juan Luis Saldaña

Hola, Vinícius José Paixão de Oliveira Júnior. Estoy en la churrería Porta y me he acordado de ti por dos motivos. El primero es por que el propietario de esta churrería fue Pichichi de Primera División en la temporada 71-72. Metió veinte goles con el Granada. Nunca más ha habido un Pichichi del Granada. La vida siguió para él y montó una churrería. El segundo motivo es el calor. Eres un jugador de sangre caliente, te enciendes rápido, se te va el corazón por delante de la cabeza. Juegas más caliente que el palo de un churrero, Vinicius.

También quería hablarte del poder. Tú eres poderoso y llevas el mando. Eres la estrella y tienes el protagonismo. Pero también tienes una parte de responsabilidad, como dice la típica frase de los superhéroes. Hemos pasado más de diez años gloriosos en el fútbol con Messi y Cristiano. Ellos escucharon insultos horribles que afectaban también a su familia, a su estatura, lugar de nacimiento y raíces, pero nunca dejaron que los imbéciles tuvieran un mínimo de protagonismo.

Sé que estás trabajando en ello y te animo a seguir. El autodominio conlleva un gran poder y un sometimiento de los imbéciles que no pueden hacer nada ante tu magia. No puede ser que te esté robando el protagonismo un grupo de energúmenos que, además, son pocos y cobardes. Hay que denunciar los insultos y el racismo, en eso estamos todos contigo, pero tú tienes que poner también trabajo de tu parte y lo vas a lograr.

El autodominio conlleva un gran poder y un sometimiento de los imbéciles que no pueden hacer nada ante tu magia.

Me gustaría que tu equipo perdiera hasta el autobús, pero cuando se acaba el partido, te deseo lo mejor, te admiro como atleta, deportista, futbolista y persona. Me gustaría que supieras que la mayor parte de la sociedad te quiere, te aprecia, te respeta y te considera uno más, un vecino, un hermano, un tipo normal que juega muy bien a la pelota. Deberías venir a la churrería Porta. Te invito a media docena, aunque tengas que saltarte un poco la dieta.

He leído que el palo de un churrero está a ciento ochenta grados, más o menos. Hay margen de mejora, amigo. Deberíamos hablar más de regates, pases y goles y no de empujones, malos gestos y discusiones con el rival. Tú tienes el mando. Sois pocos los que poseéis ese poder dentro del fútbol. Úsalo. No te bajes del pedestal. No te conviene. Será más divertido, será más ejemplar. Te apreciamos y tenemos que exigirte. Eres un privilegiado. Ganas mucho dinero. La gente como tú debe pensar también en ayudar a los demás y hacer un mundo mejor. A ver si nos vemos.

Vinícius da un empujón con el codo a Laporte… y Aymeric ironiza en las redes: “¿Quizá quería bailar?”

A pesar de que el España-Brasil de este martes se presentaba como un partido representativo de la lucha contra el racismo, el encuentro estuvo cargado de polémica. Una de ellas precisamente fue protagonizada por Vinícius, que se enfrentó a Laporte tras dar un empujón con el codo al central de la selección española.

La acción del brasileño pasó desapercibida en el momento, pero luego un usuario de X, antes Twitter, lo difundió e hizo que Laporte continuara su enfrentamiento con el jugador del Real Madrid en las redes sociales.

“¿Quizá quería bailar?”, escribió el futbolista compartiendo ese momento y acompañándolo de un emoticono de una risa y un bailarín.

Esas palabras del defensa de la selección son un dardo hacia Vinícius por sus declaraciones en la rueda de prensa previa al partido. El futbolista brasileño, entre lágrimas, afirmó que él solo quería “jugar al fútbol” y no tener que atender a problemas extradeportivos.

Sin embargo, eso no lo demostró en el terreno de juego el jugador del Real Madrid, y tampoco sus compañeros, pues en el último minuto celebraron el tanto del empate, gol de Paquetá desde los once metros, bailando frente a la afición española.

Un gol de Brasil en el último minuto evita la victoria de España en un amistoso con tangana

El amistoso en el Santiago Bernabéu entre España y Brasil, vendido y promocionado como un símbolo contra el racismo, desembocó en un partidazo lleno de alternativas en el que cualquiera de los dos se pudo llevar la victoria. Especialmente cerca estuvo la Roja, pero un gol de penalti en el último suspiro lo evitó (3-3) tras un choque que tuvo varios momentos de tensión. Vinícius apenas tuvo protagonismo y Endrick se presentó con un golazo ante su futura afición, aunque la nota más positiva fue la buena imagen del equipo de Luis de la Fuente.

Ni el seleccionador español ni Dorival Júnior se guardaron nada y pusieron prácticamente su mejor once sobre el césped, sobre todo el riojano que apostó por sus dos ‘puñales’ en la banda –Lamine Yamal y Nico Williams–, el enganche de Dani Olmo y Morata como nueve. Su homólogo repitió el tridente de Wembley, pero solo fue Rodrygo el que respondió, con Vinícius muy precipitado y errático, y Raphinha desaparecido.

La Roja asfixió desde el pitido inicial a su rival, incapaz de deshacerse de la presión local, con sus medios superados y dando desde muy pronto cierta sensación de inseguridad defensiva. Yamal, en su primer partido internacional de exigencia, demostró que el DNI no importa. Una de sus continuas internadas, con la pelota cosida a su pie, acabó en un penalti que pareció no serlo y que envió a la red Rodri Hernández.

España cogió ventaja muy pronto, pero no aflojó, exigiendo continuamente a una Brasil, con poco mediocampo y encomendado a las buenas conducciones de Rodrygo. El madridista lideró a los suyos y cedió un buen balón a Vini, cuyo disparo, centrado y flojo, no creó problemas a Unai Simón.

Pero eso no varió el escenario ni la dirección del choque, siempre hacia la portería de Bento, casi siempre bajo la velocidad que imponían Williams y Yamal, aunque las ocasiones no terminaban de confirmarse plenamente. Con talento en ambos lados, el español volvió a relucir más, esta vez en la figura de Dani Olmo. El catalán le hizo un roto a Beraldo en el área, con un caño espectacular y balón imposible para Bento para poner el 2-0.

España plasmaba en el marcador su superioridad en el tramo final, reducida por una concesión del habitualmente seguro Unai Simón. Falló con una de sus especialidades, el juego de pies, y le entregó un balón franco a Rodrygo, cuya delicada vaselina dio vida a la Canarinha.

Dorival Junior metió muchos cambios para mejorar la imagen de su equipo, entre ellos el joven Endrick, que pronto le dio rédito. Primero, participó en un aviso protagonizado por Vinícius y poco después igualó el partido empalando a la red un balón suelto tras un córner.

Brasil consiguió que el choque fuese por primera vez de color amarillo, con Rodrygo volviendo a mostrar su calidad ante Laporte, pero estrellando su remate en un firme Unai Simón. España no tenía ya el control y atravesó su peor momento del partido, pero resistió.

El seleccionador movió por fin el banquillo para el tramo final con las entradas de Oyarzabal por un desacertado Morata y de Pau Cubarsí por Le Normand. Con todo por decidir y la tensión en aumento, Yamal encontró a Carvajal y el ímpetu de Beraldo terminó en un nuevo penalti que provocó el enfado del banquillo de la Canarinha y el 3-2 de Rodri. No fue definitivo porque en el añadido, un tercer penalti, el más claro de la noche cometido por Dani Carvajal, permitió a Paquetá igualar.

Luis de la Fuente, indignado con los pitos del Bernabéu a Morata: “Siento vergüenza”

El partido entre España y Brasil tuvo varios goles, actuaciones estelares y también numerosas polémicas. Una de las más destacables fueron los pitos a Álvaro Morata en el momento en el que fue sustituido en el Bernabéu. Algo que no gustó nada al seleccionador español, Luis de la Fuente y que no dudó en remarcar en la rueda de prensa posterior al partido.

De la Fuente, respondió con dureza a los aficionados de la selección española que silbaron al capitán Álvaro Morata en estadio y reconoció que sintió “vergüenza”.

“Me duele en el alma que en mi país piten a un jugador de la selección y al capitán, que es un referente, un ejemplo. Siento vergüenza ante esos pitos”, aseguró en rueda de prensa.

No obstante, el técnico también remarcó que los silbidos tan solo provenían de algunos aficionados: “Ha sido una minoría que otras veces insultan a alguien o da la nota. El resto del estadio ha tenido un comportamiento fantástico, pero como español siento vergüenza cuando alguien pita a un jugador que defiende los colores de nuestro país, aunque la mayoría ha apoyado a España”.

Asimismo, el seleccionador pidió a la afición que cuando juega la selección los aficionados se olviden de sus clubes y apoyen a todos los jugadores.

“Deberíamos hacer un ejercicio de autocrítica, de apoyo a la selección. Donde vamos nos reciben fantásticamente, pero siempre puede haber algún torpe que meta la pata. Debe ser nuestro trabajo educar a la gente y que aquí los colores de los clubes tenemos que dejarlos aparte. Es el trabajo de todos, esto es la selección española y los jugadores representan a España. Hay que empujar para educar a esa minoría”, sentenció.