Con Kroos y la calculadora

Alemania vive en estado de euforia tras el golazo de Toni Kroos, pero la realidad es que el tanto del astro madridista no hizo otra cosa que certificar una victoria más que necesaria si la campeona quería seguir viva en Rusia. El pase a octavos se decidirá hoy ante Corea del Sur, una selección que, igual que la Mannschaft, sigue con opciones de pasar de ronda. Y es que en el grupo F andan todos los seleccionadores con sus calculadoras en la mano, ya que la última jornada puede dejar una clasificación de lo más curiosa (sigue el partido en directo en As.com).

Si los de Joachim Löw se imponen por 2-1 al cuadro coreano y Suecia vence a México con el mismo resultado, alemanes, suecos y mexicanos finalizarían la fase de grupos con los mismos puntos (6) y el mismo goal average (4/3). Al quedar eliminada Corea del Sur, los resultados ante esta selección se borrarían, con lo cual Suecia pasaría primera por el mayor número de goles marcados. La Mannschaft y el Tri seguirían parejos y decidiría el ránking fair play, registros que no favorecen a los de Löw tras la expulsión de Boateng.

Eso sí, en las filas de la campeona se confía en que no se darán estas circunstancias. Además de ser el premio al esfuerzo y la persistencia ante Suecia, el derechazo de Kroos también sirvió para unir a un bloque de jugadores que había sido criticado mucho tras el batacazo inicial ante México. Un nuevo triunfo ante Corea terminaría de devolverle esa autoestima a los jugadores alemanes de la que siempre tiran en las grandes citas y, a priori, le situaría como una de las favoritas para revalidar el título.

Vuelve Hummels tras unos problemas en la nuca, pero no estarán Boateng (sancionado) ni Rudy (rotura del tabique nasal). Suena Khedira como guardaespaldas de Kroos y se habla de una nueva oportunidad para Özil. Corea apostará por defender en bloque y aprovechar la rapidez de Son. No hay margen de error para la campeona. Es una final. Otra más. Pero a Alemania le gustan.