El lío de Morata tras cumplir su último sueño con España: “El árbitro me enseñó la moneda y fui a cogerla”

Los dos amistosos que ha disputado España en este parón de selecciones sirven no sólo para que Luis Enrique haga los últimos ajustes previos a las competiciones oficiales que tendrá en este 2022, con el Mundial de Catar como colofón a final de año, sino también para establecer definitivamente las jerarquías.

En este sentido, el encuentro contra Albania en Cataluña fue histórico para un futbolista que es un indiscutible para el seleccionador: Álvaro Morata. El delantero de la Juventus salió de inicio en Cornellá con el brazalete de capitán por primera vez, algo que le hizo mucha ilusión (lógicamente) pero para lo que no estaba preparado. Tanto, que se puso muy nervioso.

“No sabía ni qué tenía que hacer. Cuando el árbitro me enseñó la moneda la iba a coger, así que imagínate… Me ayudaron y es una experiencia increíble que tiene muchos años y esfuerzo detrás”, destacó tras el encuentro contra Islandia.

Más allá de la anécdota, este es un paso más en el crecimiento de un Morata que siempre está en el foco cada vez que juega con España aunque es, datos en mano, uno de los jugadores más importantes de la historia del combinado nacional.

Tras convertirse en el máximo goleador de España en las Eurocopas, en esta concentración no sólo ha sido capitán por primera vez sino que además anotó su 25º tanto con la elástica roja, superando a Alfredo Di Stéfano y quedándose a solo uno de Emilio Butragueño. Por muchas burlas que reciba, ya es el 8º máximo artillero de la historia de la Selección en 52 partidos.

Está llamado a ser uno de los líderes indiscutibles en Catar, tanto en el campo como en el vestuario.