Juanma Castaño: “Ramos y Piqué son almas gemelas; me encantaría estar en medio y pincharles un poco”

Iñaki Cano

  • Hablamos con el periodista de Cope y Mediaset, que cubre estos días el Mundial de Rusia 2018.
  • ENTREVISTA Mister Chip: “Cristiano o Messi se la pegarán en el Mundial, quizá los dos”.

Juanma Castaño

Juanma Castaño (Gijón, 1977) se ha convertido en una de las estrellas de la televisión y la radio deportivas. “Me llaman para hacer muchas entrevistas, pero no las doy porque no quiero meterme en líos”, nos advierte. En los últimos meses se ha visto en medio de uno mayúsculo, cuando Isco Alarcón le acusó de emplear “dos varas de medir” por su enfoque del Real Madrid-Juventus en ‘El partidazo de Cope’. En esta charla le preguntamos por aquel episodio y por la cobertura de Rusia 2018, su tercer Mundial. En los dos anteriores ha vivido con España los dos extremos: la sensación de fracaso absoluto en Brasil 2014 y la gloria en Sudáfrica 2010.

¿Soñaba con llegar hasta aquí con la Selección?
No me planteo grandes objetivos en la vida. Sé que suena a tópico pero voy partido a partido; según va llegando, voy cumpliendo lo que mandan. Soñaba con cubrir los partidos del Sporting y con venir a Madrid a ver cómo hacían los programas; sentarme detrás de Paco González y ver cómo hacía ‘Carrusel’. Con el tiempo me ha llegado la oportunidad pero hacer el programa [en Cope] ni se me pasaba por la cabeza.

Es usted la repera: el que manda en tele, el que manda en radio…
No mando en radio, en tele ni en ningún sitio. No es falsa modestia. Tengo la suerte de hacer un programa en un sitio que tiene una repercusión notable. Al final somos también dónde trabajamos y con quién trabajamos. Yo solo no valgo nada. Sirve una persona dentro de un equipo y sobre todo una empresa que te dé importancia. Hay muchos periodistas que trabajan en medios locales sin tanta repercusión y no porque su trabajo sea peor.

¿Sus vales de comidas y taxis para el Mundial los paga Mediaset o la Cope?
Supongo que los pagarán los dos, porque voy a trabajar para los dos. Habrán hablado entre ellos e irán a medias.

Cope contra la Ser: hace unos años era impensable que presentarán un programa de televisión las estrellas de la noche radiofónica.
Es raro. Si te paras a pensarlo, muy raro. Pero de algo raro hemos hecho algo normal, hemos aprendido a llevarlo con una normalidad notable. Pero sí, es extraño que dos presentadores que comparten mesa por la tarde se enfrenten por la noche. Seguramente porque ya no existe esa rivalidad de antes con De la Morena y García. Tratamos de hacerlo lo mejor posible pero no nos bombardeamos.

Pero sí habrá secretitos…
Evidentemente. Carreño no habla delante de mí lo que va a hacer en ‘El Larguero’ ni yo de lo que voy a hacer en ‘El Partidazo’. Tratamos de ser lo más discretos posible, ahora con whatsapp es fácil.

¿Qué me puede contar de la salida de Manolo Lama de Cuatro?
No tengo ningún problema en hablar de ello. Para mí Manolo es más que un compañero; es un amigo, un padre profesional. Siempre me ha ayudado y es uno de los culpables de que yo esté haciendo ‘El Partidazo’. Yo le echo de menos todos los días, todos.

Está claro que usted es más de Lama que de Carreño.
No, no, vamos a ver… No busques el titular fácil. Yo soy de mí mismo y luego, de la Cope y de Mediaset. Es evidente que Lama es mi hermano, ¿cómo no le voy a echar de menos? En el Mundial se me hará raro hacer un programa a mediodía sin él, igual que me pasa en Deportes Cuatro cada día. Me sigue costando llegar a la redacción y no verle.

¿No le parece que le ha hecho una putada a su amigo quedándose en Cuatro?
No. Sinceramente no tengo esa sensación. ¿Qué debería haber hecho yo? ¿Irme también? ¿Declararme en rebeldía? ¿Ser insumiso de la televisión? Como han echado a Lama, ¿ahora no puedo trabajar en Cuatro? No. Tengo la conciencia súper tranquila. No ha habido nada ni por detrás ni por debajo ni a escondidas de Lama. Todo lo contrario. Intenté por todos los medios que eso volviera a su sitio, pero no hay manera.

¿Hay guerra entre ‘El Golazo’, ‘Jugones’ y ‘Deportes Cuatro’?
No hay guerra, es competencia, y eso en la tele lo marcan más los despachos que los presentadores. Manda la imagen y al final la competencia se genera con los derechos que tiene cada uno. Nosotros somos los que menos tenemos, entonces nuestra batalla es contra eso, luchar contra nuestras limitaciones de imágenes, pero no tenemos guerra con ellos. Además yo creo que es muy bueno que haya programas a las tres de la tarde porque supone trabajo, estilos diferentes, competencia, demanda de información…

¿Le molestó ver a García y De la Morena juntos en una cena?
No. Yo a José Ramón le tengo una admiración que va más allá de estas cosas. Le conozco desde hace muchos años y nos dejamos la piel. Y eso que cuando yo llegué a ‘El Larguero’ García era casi historia. Me peleé con él en alguna Vuelta a España pero no viví la época más dura, la de Javier Clemente y todo aquello. No puedo hablar mucho. Pero me parece genial que se junten. Eso demuestra que una cosa es el fragor de la batalla profesional y otra que, al final, todos somos personas que van por la calle y cada uno debe seguir con su vida.

¿Qué hay de su agría polémica con Isco?
Por mi parte no hay ninguna polémica. Un montaje de Real Madrid TV se hizo viral, Isco le dio bola y lo convirtió en una bola grande que, con las horas, se fue haciendo aún mayor. Tengo la conciencia muy tranquila y no tengo que demostrarle a nadie si soy ‘antibarcelonista’, ‘antimadridista’ o ‘antiatlético’ porque no soy anti nada.

¿No habló Isco con usted?
No, no, no.

Si durante el Mundial se sale en un partido, usted estará a pie de campo… tendrá que estar ahí, ¿no?
Sí, sí, por supuesto. Si Isco mete goles en el Mundial y hay que entrevistarlo, se le entrevista, sin ninguna duda. Lo primero es el interés del aficionado y luego, en el puesto número 400 millones, están los problemas del periodista que está a pie de campo.

Lo que no me gustó es que le llamara ‘desagradecido’, como si él tuviera que agradecerle algo a usted.
No tiene que agradecerme a mí. Me refería fundamentalmente a que aquí en la Cope fuimos muy pro Isco. Sobre todo porque Lama cogió esa bandera y cuando Lama coge una bandera… Cuando estás mucho tiempo defendiendo a un jugador que está pasando una etapa difícil porque no juega y está medio deslizando que quiere irse, incluso al Barça y todo eso, y tú defiendes la postura de ese jugador, no esperas que te llame y te diga ‘Oye, gracias’, pero desde luego tampoco que, sin razón aparente y sin comerlo ni beberlo, te ponga en la tesitura que nos puso a nosotros, y a mí especialmente.

Es raro que nadie del entorno de Isco ni del club les haya llamado… igual que usted reconoció que se había equivocado.
Bueno, para ellos yo creo que no es importante. Ellos viven en otro planeta y en ese planeta no existen los problemas de casi nadie. No le culpo por ello. Él por su camino y yo, por el mío.

Aquel día del Real Madrid-Juventus hizo más caso a la polémica que a la información deportiva.
Consideré que, como ese penalti (o no penalti) era lo último que había pasado, en el minuto 93… A lo mejor tú lo entiendes mejor: si eso pasa en el minuto 1 y luego pasan multitud de cosas, no entras al programa con la cosa tan fresca. Pero era lo último y además estaba ocurriendo todo lo que había dicho Buffon, las protestas en el campo… Entonces, lo primero que te llega antes de decir que el Real Madrid se ha clasificado es que se está liando la mundial, que hay unas reacciones muy salvajes y un penalti que algunos iban a decir que era penalti y otros que había sido un robo. Entonces, empecé por ahí y a muchos no les gustó, pero no fue por una línea editorial determinada de ‘Hay que decirlo así’.

Creo haberle escuchado que le encantaría estar concentrado con la Selección para picar a Sergio Ramos y a Piqué con las declaraciones del otro.
Ramos y Piqué son divertidísimos. Además, yo creo que son casi almas gemelas: uno muy español, otro muy catalán; uno muy del Real Madrid, otro muy del Barça. Pero en el fondo son dos tíos de carácter que se echan todo a la espalda y me divierto mucho con ellos. Me encantaría estar ahí en medio y pincharles un poco.

Está usted muy ausente en redes sociales
Yo creo que en las redes sociales pasas una época, como en la vida: la niñez, la pubertad, la madurez y la vejez. Yo creo que estoy en la vejez. Cuando uno es niño, hace travesuras en las redes sociales. Cuando está en la pubertad, tiene ganas de lío. En la madurez, ya participas…Y luego en la vejez sólo quieres sentarte en el sofá viendo pasar las cosas. Y más o menos así estoy en las redes. Veo pasar la vida y trato de meterme lo menos posible.

Pero estar está, como la vieja del visillo.
Claro, como los viejos. Que están, pero pensamos que no están.

¿Y a través de ese visillo ve usted a España como campeona del Mundo?
Soy bastante pesimista por naturaleza y además creo que se gafan las cosas. Tenemos un equipo muy bueno y estoy muy ilusionado con lo que ha hecho Julen Lopetegui. Pero, ¿campeona del Mundo? En un Mundial influyen muchas cosas.

¿No ve usted a España finalista?
La veo por lo menos semifinalista. Pero a partir de ahí hay selecciones que pueden ganar a España a un partido perfectamente.

Si España fracasa, ¿nos llevaremos un chasco muy grande?
Sí porque ahora estamos acostumbrados a la victoria. Aunque vengamos de un mal Mundial y una mala Eurocopa, este país se ha acostumbrado a ganar. Ya no valen los cuartos de final y menos en el fútbol. El Madrid siempre en las finales de la Champions League, el Barça, el Atleti… La victoria es muy habitual en el deporte español y la Selección tiene que subirse a ese carro.

¿Qué valoración hace del ‘caso Lopetegui’? [Esta pregunta y la siguiente se las formulamos un día antes del partido contra Irán, pues el seleccionador aún no había sido destituido cuando grabamos la entrevista]
Es un asunto súper complicado. Que el Real Madrid le arrebate el entrenador a la selección de su país una semana antes del Mundial es, al menos, delicado. No es lo mismo que hacerlo con el seleccionador de otro país; se entiende que todos los clubes deben colaborar y tener cierto compromiso con la selección de su país. Luego, por la parte de Lopetegui, no tengo los datos para saber exactamente cómo fueron las cosas pero sí creo que seguramente debió compartir más información antes de que se produjeran los acontecimientos, no aguantar hasta el final. Y por parte de Rubiales también es muy discutible que lo mejor haya sido la destitución.

¿Cómo afectará al grupo? 

Es una incógnita. De momento el mensaje es de unidad y de más fuerza, pero habrá que ver cómo responden en los partidos y, sobre todo, hasta qué punto es importante la figura del entrenador que había preparado todo esto. Fernando Hierro se ha encontrado con una Selección hecha y un trabajo realizado, y yo le doy mucha importancia también a la labor del entrenador desde el banquillo y en el día a día de los entrenamientos.

¿Cuál será la gran sorpresa del Mundial?
Siempre dicen Bélgica. Está de moda decir Bélgica porque tiene un equipo muy prometedor y joven. Puede ser, pero igual es un país de estos africanos o asiáticos que emerge por primera vez en un Mundial. Egipto tiene a Salah…

¿Los cuatro semifinalistas?
Sinceramente, no me sé los cruces aún. Pero cuatro te voy a dar: tiene que estar Brasil, tiene que estar España, tiene que estar Alemania… Esos tres seguro. Y creo que el campeón va a ser Brasil.