La fabulosa historia de ‘La Cervantina’, la primera selección española de fútbol de escritores de la historia

Movidos por el espíritu de Cervantes, y aprovechando que España fue la invitada de honor de la Feria del Libro de Fráncfort de 2022, la selección española de fútbol de escritores jugó el pasado sábado el primer partido de su historia ante nada más y nada menos que la todopoderosa Alemania. El resultado, una intrascendente derrota, fue lo de menos, pues en territorio germano se plantó la semilla de un bonito proyecto que ha llegado para quedarse.

Álex Grijelmo, Pablo Gracía Casado, Marta San Miguel, Manuel Aguilera, Nuria Labari… son algunos de los grandes nombres que entraron en la lista de 23 seleccionados que vistieron la camiseta de ‘La Roja’, aunque ellos prefieren hablar de ‘La Cervantina’. La lista no fue tan polémica como las de Luis Enrique, de hecho, costó encontrar a tantos integrantes preparados para disputar 90 minutos en un campo de fútbol 11, aunque tras varios meses de llamadas llegó el momento de la concentración.

El viaje, apoyado por la Casa Árabe (inmerso en un ciclo de actividades deportivas con ocasión del Mundial de Qatar), por la Federación Española de Fútbol (que vistió a los nuestros con la última equipación), el Instituto Cervantes y LaLiga, parte de una invitación por parte del combinado alemán. En Fráncfort, la propia Federación Alemana de Fútbol promueve actividades que vinculen cultura y deporte, en una suerte de ‘división cultural’ que incluye a su propia selección nacional de autores.

La idea se propuso a una serie de escritores entre los que se encontraba Carlos Marañón, director de Cinemanía (Grupo Henneo) y jugador-seleccionador improvisado, quien ha relatado a 20 Minutos la experiencia. “Llegamos el viernes (en referencia al pasado viernes 21) y nos llevaron a ver la sede de la Federación Alemana de Fútbol, como la Ciudad Deportiva de Las Rozas en España, y pudimos entrenar en un campo espectacular cubierto recién construido”, relata.

Marañón destacó, entre risas, el mal estado físico de la convocatoria, confesando que en ese día de preparación cuatro integrantes de la plantilla cayeron lesionados. “Luego fuimos al Museo del Eintracht, y al día siguiente tuvimos varios actos en la Feria del Libro y en el Instituto Cervantes”, detalla antes de habar sobre el histórico choque.

“El partido fue el sábado por la tarde, en un campo más ‘de barrio’ pero muy acogedor y muy guay. Sonaron los himnos, había banderas, y salimos con niños“, describe. “Ellos tenían un equipo como más curtido, pues juegan todos los sábados, pero estoy seguro de que los tres o cuatro mejores nuestros eran mejores que sus cuatro mejores”, analiza al hablar de un “divertido” partido que cayó del lado de los alemanes por 3-1.

Lo mejor del viaje, según el periodista y crítico de cine, la “divertida experiencia” y la convivencia con los integrantes del equipo rival, con los que alargaron la cena tras el partido. Tal fue el éxito de la iniciativa, que incluso se tantea la posibilidad de llevarlo más allá, tal y como señala Marañón: “Esperamos que nos devuelvan la visita, vamos a intentar a ver si en la Feria del Libro de Madrid podemos organizarlo para que puedan venir a jugar y organizarlo”, comenta ilusionado.

En cualquier caso, parece que el grito de guerra del equipo, un ‘Miguel de Cervantes Saavedra’ gritado al unísono en corrillo, volverá a sonar muy pronto.