Pizzi se la juega entre los avisos de Arabia y Luis Suárez

Pizzi suma once partidos al frente de Arabia Saudí en un proyecto que heredó de Van Marwijk y por el que también pasó de puntillas Bauza. Hoy, sólo siete meses después de su nombramiento, aún le escuece la reprimenda de su federación estos días, tras caer 5-0 ante Rusia, como portavoz de 33 millones de habitantes. Primero recibió críticas (“fue el responsable de un fiasco”) y luego escucho a su vicepresidente decir que su continuidad no se debate “públicamente”. Que viene a ser algo así, más castizo, como “ya verás cuando me lo cruce”. Lo más difícil para el argentino no es cómo levantar la moral de su tropa. Peor ya no se puede hacer (sigue el partido en directo en As.com). Lo preocupante es que tendrá a Suárez enfrente: tras fallar tres goles en el debut busca la revancha sabedor de que cumple cien partidos con La Celeste.

Uruguay tendrá toda la paz y confianza que le falta a su rival, que incluso llegó a Rostov con un ala del avión ardiendo… El gol de Giménez ante Egipto le ha puesto la clasificación de cara y, si hoy gana, ya sólo deberá esperar a ver quién le cae del grupo de España. Mientras se espera revolución en el once de Pizzi, con varios de los fichajes florero que pasaron por España, Tabárez dará continuidad al bloque que le hizo líder. Muslera igualará el récord de internacionalidades (13) de un uruguayo en el Mundial. Y la defensa y la delantera ni se tocan. Únicamente podría haber movimiento en las bandas. El Cebolla hizo más en un rato que De Arrascaeta en tres cuartos de partido. Será buen momento para comprobar si Uruguay seguirá intentando ensayar el toque o volverá a los orígenes: balones a Suárez y Cavani. Pizzi reza por lo primero para que no se lo lleve por delante el plan alternativo.