Robben regresa ante Camerún

Ante la ausencia de Van Nistelrooy, Arjen Robben era uno de los encargados, junto con Sneijder, de liderar a la Holanda de 2010 a la consecución de un cetro mundialista cuyo país ya rozó con los dedos en la época de Cruyff. Los holandeses llegaban como uno de los favoritos, pero en el partido de preparación ante Hungría sufrieron el primer percance, Robben (que se había ganado la etiqueta de jugador de cristal los años anteriores mientras vestía la camiseta del Real Madrid) sufrió una lesión muscular. El por entonces jugador del Bayern se vio privado de jugar en las dos primeros partidos de la Copa del Mundo y tuvo que someterse una recuperación exprés y llegar al tramo decisivo del torneo. “Es el tipo de jugador que cambia la dinámica de todo un equipo. Es importante que se recupere de todas las lesiones que ha tenido durante la temporada. Cuando esté listo, él me lo dirá”, dijo Bert van Marwijk, seleccionador holandés,

Y así fue, Robben decidió volver ante Camerún, sólo 19 días después de lesionarse, en el tercer partido de la fase de grupos. Los africanos ya estaban fuera y Holanda, clasificada. Un partido en el que no había nada en juego y que le serviría de simulacro, con gol incluido, antes de liderar a su país hasta la final. Fue clave, al igual que Sneijder, durante el resto del campeonato, incluso estuvo apunto de amargar la final a España si no hubiera sido por el pie de Casillas.