Rusia está viendo al mejor Cristiano con Portugal

Cristiano Ronaldo hizo historia por partida doble con su gol ante Marruecos en el Estadio Luzhniki. El capitán portugués no sólo se convirtió con ese tanto en el minuto 4 de encuentro en el segundo máximo goleador de selecciones de la historia con 85 goles (superó los 84 de Puskas con Hungría), sino que además logró su mejor registro goleador en una fase final de selecciones. Hasta el Mundial de Rusia nunca había sido capaz de llegar a los cuatro tantos que lleva ya en el presente Mundial. Su mejor registro goleador se limitaba a los tres tantos que había marcado en la Eurocopa 2016 y en la de 2012. En la Copa Confederaciones de 2017 y en la Eurocopa 2004, que fue supuso su estreno en una gran cita de selecciones, no pudo pasar de los dos goles. Con un tanto se quedó en la Eurocopa 2008, al igual que en los Mundiales de 2006, 2010 y 2014. Precisamente, el inicio goleador que está teniendo Cristiano en Rusia llama todavía más la atención al ver que en sus tres anteriores presencias mundialistas sólo había metido en total tres tantos.

Esa escasa aportación goleadora de Cristiano en las anteriores citas mundiales tienen su explicación. En 2006, Cristiano era un extremo habilidoso de 21 años y que todavía buscaba más el regate y el desequilibrio que la portería contraria. Además, en ese momento su jerarquía en Portugal estaba muy a la sombra de los ‘jefes’ Figo, Simao, Carvalho, Meira… En 2010 y 2014, ya militaba en el Madrid y había ganado todos los títulos individuales posibles. Sin embargo, a ambas citas llegó con problemas físicos. En el de Sudáfrica sufrió las secuelas de la lesión que le había provocado Diawara, defensa del Marsella, el 30 de septiembre de 2009 y que le había obligado a perderse 10 partidos consecutivos. Además, durante todo el Mundial sufrió molestias en un gemelo. A estos problemas hay que unir que dos días después de comenzar el Mundial nació Cristiano Jr provocando la lógica inquietud en el crack portugués al no poder ver a su primer hijo hasta la eliminación del Mundial. Y al de Brasil llegó con la archiconocida tendinitis rotuliana que le hizo llegar a esa cita muy limitado en sus condiciones físicas. Sin embargo, en Rusia se ve a un Cristiano muy fresco físicamente, gracias a la dosificación de esfuerzos que ha tenido esta temporada, y eso le está permitiendo rendir a su máximo nivel.

Con los cuatro goles que lleva ya en Rusia, Cristiano suma 18 en las nueve fases finales en las que ha participado: cuatro Mundiales (7 goles), una Copa Confederaciones (2 goles), cuatro Eurocopas (9 goles).