La nueva España de Lopetegui, a escena

Selección

Cualquier tiempo pasado —y reciente— no fue mejor. Y más pensando en la selección española. Tras el largo y exitoso reinado durante las etapas de Aragonés y Del Bosque —con dos Eurocopas y un Mundial—, España volvió al mundo terrenal en los dos últimos torneos de naciones más importantes: no superó la fase de grupos en el Mundial de Brasil en 2014 y fue eliminada en el primer cruce, los octavos, ante Francia en la Eurocopa de este mismo verano.

Del Bosque dejó el cargo tras ocho años para dar paso a una nueva era, la de Julen Lopetegui. A mediados de julio, el guipuzcoano, de 49 años y exentrenador del Oporto, tomó las riendas de una selección en proceso de descomposición para devolver la ilusión perdida en este último bienio, tanto por el grupo como por la afición.

Así, y como el fútbol “no vive del pasado”, según las palabras del nuevo seleccionador, ahora la Roja mira al futuro con optimismo y con algunas novedades respecto a la España de los últimos años. España inicia su andadura hacia el Mundial 2018 y antes, hoy, encara un amistoso que se suspendió por el riesgo de atentado en Bruselas. Será el estreno de Lopetegui en el amistoso ante Bélgica y el lunes el primer partido de clasificación mundialística, en León, ante Liechtenstein.

Jugar bien… y competir bien. En su presentación, el guipuzcoano aclaró que “el estilo no es cuestión de glamour”. España arrastra falta de competitividad desde hace tiempo en cuanto se le presentan complicaciones. Por ello, Lopetegui apuesta por “jugar bien” pero sin dejar de competir. “Jugar bien y competir bien están dentro del mismo concepto”. Para él, es básico tener el balón siempre que no sea por el mero hecho de ostentar mayor porcentaje de posesión, sino para hacer daño al rival.

Presión y más presión. El técnico apuesta por jugadores fundamentales para aportar en defensa y en la recuperación de balón. la presión es la base de su juego, así como generar amplitud en el campo para jugar por las bandas, para las que usará a Vitolo y Nolito. De momento, en los entrenamientos ha probado con un sistema 4-3-3, similar al empleado por Del Bosque en el que, para Lopetegui, la figura del ‘9’ tiene mucho trabajo, participando en el juego del equipo y no haciendo de islote. De momento, parece que Morata será su hombre.

La estrategia, clave. Lopetegui concibe la estrategia como un factor fundamental para decantar los partidos. Metódico, trabaja la estrategia con la pizarra para ensayar córners, faltas y estudiar la zaga rival.

Apuesta por nuevas caras. Si bien Lopetegui huye de la tan cacareada “revolución”, lo cierto es que en su primera convocatoria destacan nuevos rostros o viejos conocidos que hacía tiempo que no acudían con la Roja. Destaca el regreso del portero Pepe Reina, del defensa Javi Martínez y del delantero Diego Costa así como la incursión del meta del West Ham Adrián San Miguel, en un claro guiño del vasco a los jugadores menos seguidos por jugar en ligas extranjeras.

Adiós a pesos pesados. En esta primera lista, hay hasta diez bajas respecto a la Eurocopa. Destacan las ausencias de nombres importantes como Casillas (que no acude a la selección tras 16 años haciéndolo), Juanfran, Cesc Fábregas o Pedro.

Más del Madrid que del Barça. Por primera vez desde hace mucho tiempo, el Madrid ‘cede’ más jugadores a la selección que el Barcelona. Ramos, Carvajal, Asensio, Lucas Vázquez y Morata por Piqué, Sergi Roberto, Alba y Busquets. Si bien es cierto que Alcácer ya integra la nómina culé pero fue convocado cuando aún era jugador del Valencia.

El trabajo como base de todo. El vasco coge este reto con la ilusión por bandera y una filosofía como base de todo: el trabajo. Así, durante este mes y medio no ha escatimado en dedicarle horas a la selección, viendo partidos con internacionales, acudiendo a actos o reuniéndose con jugadores clave en el presente de la Roja.

Buen ambiente y diálogo. Lopetegui quiere continuar con el buen ambiente que se le presupone a la selección española y que pareció haberse dejado por el camino durante la pasada Eurocopa, con el tema de Casillas o las declaraciones de Pedro. Por eso, el extécnico de la Sub’21 apuesta por el diálogo con jugadores y prensa pero dentro de un ambiente de seriedad, disciplina y trabajo.

El espinoso ‘caso Laporte’. El vasco ha retomado el difícil tema del central del Athletic Aymeric Laporte y ha iniciado conversaciones para convencerle de que juegue con España y no con Francia. El futbolista, que está desencantado con Didier Deschamps, quien lo dejó fuera de la Eurocopa y no le ha llamado para la reciente convocatoria, se lo está pensando y podría decir sí a España, algo que no ocurrió hace unos años cuando Del Bosque se interesó por él.

Ausencias forzadas. El nuevo seleccionador no podrá contar, por lesión, con jugadores importantes como Andrés Iniesta e Isco Alarcón. Ausencias que le obligan a confeccionar un equipo algo diferente al que quizá sea su once tipo.

Buenos resultados en los últimos debuts

La selección española no ha perdido en el estreno de un seleccionador, desde que en 1988 lo hiciera Luis Suárez, y Julen Lopetegui, que se estrena en un duro amistoso en Bruselas ante Bélgica, intentará seguir el camino de Vicente Miera, Javier Clemente, José Antonio Camacho, Iñaki Sáez, Luis Aragonés y Vicente del Bosque.

Desde un 14 de septiembre de 1988, día en el que se estrenaba como seleccionador español Luis Suárez ante Yugoslavia, España no cae en la puesta de largo de su técnico. Suárez, que dirigió a la Roja desde 1988 a 1991, perdió 1-2 en el amistoso disputado en Oviedo.

El último precedente, con Vicente del Bosque, extendió un camino glorioso de España. Retomó a la campeona de Europa 2008 y la impulsó a la conquista del Mundial 2010 y a repetir el éxito en la Eurocopa 2012. Su primer día estuvo marcado por la tragedia de un accidente aéreo en Madrid, que empañó el contundente 0-3 a Dinamarca en Copenhague.


via: 20minutos